El Banco Central Europeo (BCE) no se dejó amedrentar por el espectro de una nueva crisis bancaria y decidió el jueves 16 de marzo una nueva subida de tipos de medio punto para luchar contra la inflación. “El sector bancario de la zona del euro es resistente y tiene fuertes posiciones de capital y liquidez”, asegura. Sin embargo, los guardianes del euro son cautelosos sobre un mayor ajuste monetario y se han retractado de su compromiso de un mayor estímulo. » PROMEDIO « tarifas en los próximos meses.

Tras la derrota en Estados Unidos del Silicon Valley Bank (SVB), las preocupaciones en torno a Credit Suisse podrían haber reorganizado por completo las cartas de la institución de Fráncfort inmersa desde este verano en un ajuste monetario sin precedentes. El BCE es el primer banco central importante en emitir una decisión monetaria desde el colapso del SVB y otros dos bancos regionales de EE. UU., que generó el espectro de la crisis financiera de 2008.

El grupo bancario suizo Credit Suisse sufrió este miércoles la peor sesión de su historia en bolsa tras el pánico vinculado a las declaraciones de su mayor accionista, el Saudi National Bank. La acción había alcanzado su precio históricamente más bajo, a CHF 1,55. Ante el desafío de luchar contra la persistente inflación sin desestabilizar aún más los mercados financieros, el BCE celebró su reunión de política monetaria en un contexto que no había imaginado. Sus tipos de interés se sitúan ahora en un rango entre el 3% y el 3,75%, el nivel más alto desde octubre de 2008.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Tras la quiebra de Silicon Valley Bank, el espectro de una nueva crisis financiera

Credibilidad

“El BCE acepta el curso (…) porque cualquier salto hubiera sido interpretado como una debilidad”análisis Jens-Oliver Niklasch, Landesbank Baden-Württemberg (LBBBW).

Autoridades y líderes de ambos lados del Atlántico han emitido una avalancha de declaraciones minimizando el riesgo de contagio para el resto del sector bancario y la economía. Los supervisores estadounidenses habían apaciguado a los inversores al prometerles que garantizarían el acceso de los clientes a su dinero depositado en el banco de California. Los mercados europeos también se reanudaron el jueves por la mañana después de que Credit Suisse anunciara que iba a apelar al Banco Central de Suiza para pedir prestado hasta 50.000 millones de francos suizos (50.700 millones de euros).

Si bien un aumento de 50 puntos básicos, el tercero consecutivo de esta magnitud, era casi un hecho, desde que el propio BCE lo anunció el mes pasado, el escenario de un aumento de un cuarto de punto ya no estaba descartado por los mercados. “La prudencia dicta que nos tomemos un descanso [dans le resserrement monétaire] y que retomemos las subidas más tarde, pero el BCE podría juzgar que su lucha contra la inflación, ya atacada, no se lo puede permitir”insistieron los analistas de ING antes de la reunión.

Discusión animada

Ante el repunte de los precios tras la ofensiva rusa en Ucrania, el BCE propició en julio un ciclo de subidas de tipos sin precedentes, tras una década de dinero barato. La cimentación monetaria forzada, llevada a cabo por todos los principales bancos centrales para aumentar el costo del crédito y frenar el sobrecalentamiento de los precios, también ha demostrado debilitar a los bancos comerciales.

Esto es suficiente para revivir el debate entre los banqueros interesados ​​en la zona euro, entre «palomas»abogando por la cautela y «halcones», que quieren mantener el rumbo del endurecimiento monetario y argumentarán que no hay riesgo de contagio para la economía. Porque la batalla contra el aumento de precios está lejos de terminar. La inflación en la zona euro cayó en febrero por cuarto mes consecutivo, hasta el 8,5% interanual, pero la llamada inflación «subyacente»excluyendo energía y alimentos, un nivel récord del 5,6%.

Las guías de compra del mundo

Botellas de agua reutilizables

Las mejores botellas de agua para sustituir las botellas desechables

Leer

El BCE, sin embargo, no dio este jueves ninguna directriz sobre su política de tipos en los próximos meses, abandonando su compromiso de seguir estimulando » PROMEDIO « sus tarifas en los próximos meses. «Todavía tenemos un largo camino por recorrer (…) nuestra determinación está intacta”dijo Christine Lagarde, presidenta del BCE, refiriéndose al objetivo de inflación a medio plazo del 2%.

En su noticia publicada el jueves, el BCE estima que la zona euro debería experimentar una inflación más baja y un crecimiento más fuerte de lo esperado en 2023, en un contexto de calma en los precios de la energía y «mejor resiliencia de la economía». Debería alcanzar el 5,3 % en 2023, frente al 6,3 % previsto a finales de diciembre, luego el 2,9 % en 2024 y el 2,1 % en 2025. Se espera que la zona euro experimente un crecimiento del PIB del 1 % este año, frente al 0,5 % esperado, antes 1,6% en 2024 y 2025.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Los bancos centrales, un baluarte cada vez más activo contra las fallas de los mercados financieros

El mundo