Nunca antes Carlo Ancelotti había hecho un triple cambio al descanso en el Real Madrid. La parálisis y el apelmazamiento de su equipo le empujó a medidas radicales e inéditas. Su paso por el vestuario en el intermedio, además, fue más breve de lo habitual. Unos cuantos minutos antes de la reanudación, él ya se encontraba en el banquillo junto a los tres jugadores que iba a meter: Joselu, Fran García y Brahim por Nacho, Rodrygo y Mendy. “Estaba enfadado conmigo mismo”, aseguró el italiano después de una primera mitad “para olvidar, con pocas ideas y energía”, asumiendo toda la responsabilidad de una puesta en escena tan pobre del Madrid, volteada en el minuto 99 tras mucha miga con el VAR.

3

Arrizabalaga, Ferland Mendy (Fran Garcia, min. 45), Nacho (Brahim Diaz, min. 45), Dani Carvajal, Rüdiger, Aurelien Tchouameni, Federico Valverde (Dani Ceballos, min. 70), Jude Bellingham, Kroos (Camavinga, min. 82), Vinicius Junior y Rodrygo (Joselu, min. 45)

2

Luis Maximiano, Kaiky, Edgar González, Marc Pubill, Chumi, Akieme, Sergio Arribas (Lazaro, min. 77), Lucas Robertone (Gonzalo Melero, min. 85), Dion Lopy, Ramazani (Embarba, min. 77) y Marezi

Goles 0-1 min. 1: Ramazani. 0-2 min. 43: Edgar González. 1-2 min. 57: Jude Bellingham. 2-2 min. 67: Vinicius Junior. 3-2 min. 99: Dani Carvajal.

Árbitro Francisco José Hernández Maeso

Tarjetas amarillas Ramazani (min. 52), Dion Lopy (min. 63), Pozo (min. 74), Edgar González (min. 83), Camavinga (min. 97), Dani Carvajal (min. 100) y Luis Suárez (min. 101)

Antes de que la resaca quedara atrapada en la polémica arbitral, el técnico blanco trató de explicar el mal arranque de los suyos. “Me equivoqué en la alineación”, asumió. “La evaluación que hicimos del entrenamiento de ayer [por este sábado] fue errónea. El equipo estaba cansado. Algunos han pagado mucho la prórroga contra el Atlético. Los futbolistas quieren jugar y te dicen que están bien, pero luego nosotros debemos evaluar. Y no lo hicimos bien”, insistió Carletto. En el once cabía esperar alguna rotación teniendo en cuenta que enfrente estaba el colista y el desgaste físico de la semana previa, pero la apuesta de inicio fue por toda la primera plana, más Kepa, el portero elegido (y anunciado con antelación) dentro del turnismo bajo palos. Dos remates a puerta, dos goles y cero paradas del meta vasco.

Todavía con 0-1, el italiano ya se había sentado en el banquillo para reunirse en gabinete de crisis con sus asesores. “Para el minuto 30, ya estaba pensando en los cambios. Lo único que podía hacer era meter jugadores frescos. Con el carácter y la afición, hemos remontado”, valoró Ancelotti, aliviado después de una tarde que arrancó con modorra general, siguió con algunos pitos de la grada, y acabó con mucha agitación y una buena dosis de VAR.

“Entiendo el enfado del Almería porque han jugado mucho, pero las tres decisiones son correctas”, afirmó el entrenador de Reggiolo. En la segunda parte, tres veces fue el árbitro Francisco Hernández Maeso al monitor del VAR, alertado por Hernández Hernández, para tomar tres decisiones que favorecieron al Real Madrid. Pitó el penalti del 1-2 por mano de Kaiky. El Almería reclamó falta previa, cuestión que los dos colegiados no debatieron, según los audios desvelados al final de la jornada (ver vídeo de arriba).

Luego anuló el que hubiera sido el 1-3 de Arribas al apreciar por la televisión manotazo anterior de Diop a Bellingham en la cara. El colegiado estaba en el campo muy cerca de la acción (ver vídeo de arriba).

Y concedió el 2-2 de Vinicius que antes había invalidado por mano porque viendo las imágenes interpretó -igual que Hernández Hernández desde Las Rozas- que remató con el hombro, una parte del cuerpo legal (ver vídeo de arriba).

“Nos han robado”

“Alguien ha decidido que aquí no podíamos ganar”, denunció Marc Pubil en DAZN. “Nos vamos con la sensación de que nos han robado”, exclamó Gonzalo Melero. Su entrenador, Gaizka Garitano, expulsado en el descuento por protestar, se mordió la lengua todo lo que pudo. “No tengo nada que decir. ¿Mi opinión? Ya habéis visto el partido. Luego me sancionan si hablo”, respondió como un resorte, en línea con otros colegas que también han rechazado comentar la actuación arbitral por temor a castigos. Su comparecencia fue monotemática alrededor del colegiado. Hasta que después de varios intentos, soltó casi entre dientes: “No es la primera vez que me pasa esto aquí”.

El Almería comenzó la tarde apuntándose el gol más tempranero del club en la historia de la Liga (38 segundos), pero se marchó del Bernabéu igualando la segunda peor racha de un equipo sin ganar en la Liga: 24 partidos (ocho empates y 16 derrotas), como el Sporting entre 1997 y 1998 (cuatro empates y 20 derrotas).

Bellingham, sancionado contra Las Palmas

Después de todo el trajín, la tarde arrojó otro dato para la inquietud en el bando local: 10 dianas en contra en los últimos 12 días (tres contra el Atlético en la semifinal de la Supercopa, una ante el Barcelona en la final, cuatro de los rojiblancos en Copa y dos del Almería este domingo). Si en algo había destacado el Madrid pre Supercopa era en sus números defensivos. Apenas 11 tantos recibidos en Liga que lo situaban con los mejores guarismos propios en medio siglo. Sin embargo, la excursión a Arabia Saudí ha abierto las compuertas: “Es un dato que debemos considerar”, se limitó a decir Ancelotti.

Para el duelo del próximo sábado en Las Palmas, el italiano no contará con Jude Bellingham, que vio la quinta amarilla por encararse con el banquillo almeriense tras el 3-2. Antes se había estrenado como lanzador de penaltis, el quinto en lo que va de curso tras Vinicius, Joselu, Rodrygo y Modric. Se quedó con las ganas hace una semana en la final de la Supercopa (lo tiró Vini), pero esta vez agarró la pelota sin lugar a debate con otro compañero para acertar por el medio y con dificultades. Ahí arrancó una remontada con polémica después de los errores confesos de Ancelotti.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.