Cuando Vanesa Martín firmó los discos a sus seguidores solía pensar en una frase: «Los placeres y pecados que la música nos da». De su idea de que sin saberlo la estaba persiguiendo nació el nom de su último disco, placeres y pecados, que presentó el pasado lunes a un grupo de lectores de EL PAÍS en los Teatros Luchana de Madrid. La artista compartió los pormenores de la creación de este trabajo, gestado en Miami, además de interpretar dos temas. El encuentro, que formaba parte del programa de actividades exclusivas de EL PAÍS+, estuvo moderado por la periodista Laura Piñero.

El artista explicó que para crear esta discoteca pidió a un conocido productor, Warner, viajó a Miami y acompañó a diferentes productores. Deseo concedió. «Lo que no esperaba es que fuera tan productivo», confiesa Martín sobre el viaje. Inspirada por el potente movimiento musical de la ciudad y también por el clima primaveral que tanto le gusta, tal y como dijo, no escribió solo canciones para este trabajo, sino otras que se han quedado en el cajón e incluso para otros artistas.

volcán lo que ha en placeres y pecados es «el amor a la vida, a los momentos, al desarrollo y los aprendizajes…». Relató el nacimiento de algunos temas, como Verano eterno. Lo compuso como una balada, un piano, pero derivó en papi a pesar de las reticencias iniciales de la cantante porque su productor le vía más ritmo. “La cantaba y no era mía”, simplemente describe los inicios de la mutación. «Ahora es una de las canciones del disco que más mía es», sentencia.

hablo tambien de Marzo, fruto de una apuesta, casi una broma. Le propusieron crear una canción para al red social Tik Tok antes de que finalizase ese mes, marzo, y así lo hizo. El día 29 tenía, al menos, parte de lo que sería la composición final y lo suficiente para ganar el reto. toscana es una petición al universo. Vanesa Martín comparó que la encantaría recorrer esta región de Italia con coche y sin prisas, parando donde quisiera. Y como algunas cosas que ha escrito se han cumplido después de cantarlas, ha hecho su canción deseo.

placeres y pecados bulló en Miami, pero Martín relató que la inspiración llega en lugares inesperados, «inconfesables algunos». Explicó que cuando una idea llega a su cabeza siente como «si alguien desde otra realidad paralela» le inyectase la canción para después retirarse y dejar la cantando. “Yo trabajo para alguien, pero no se para quién”, bromeó.

Entre Málaga y Madrid

Durante el encuentro la compositora apuntó que tiene la ventaja de vivir en dos sitios, Málaga y Madrid, y que en ambos logra encontrar el mar. cada uno tienen un mar interno también ya veces es mi propia casa”, expuso.

Reflexionó sobre la necesidad de viajar, de vivir y crear con coherencia y también tuvo tiempo para recordar su infancia, escribiendo su primera canción con 12 años, o las cartas que en la adolescencia redactaba en número de sus amigas. También su llegada a Madrid, hace 18 años, su entrada en los circuitos de cantautores, su primera maqueta y como «el cortejo» de las productoras terminó cuando Warner llamó a su puerta.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscribir

babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestras mejores críticas en nuestro boletín semanal

RECIBELO

Registrador gratis para seguir leyendo

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *