El Real Madrid y el Unión Berlín han arrancado el último partido de la fase de grupos de la Champions League, disputado en tierras alemanas. En los tres primeros minutos, los locales han dispuesto de dos ocasiones claras, una de ellas con un disparo a bocajarro de Behrens que ha atajado Kepa, hoy de vuelta a la titularidad en la portería blanca. Sin embargo, solo fue un espejismo, ya que el Madrid ha pasado a dominar rápidamente el encuentro y la posesión —de manera apabullante, de alrededor del 80%—. Bellingham y Joselu han dispuesto de las ocasiones más claras. El encuentro llega con objetivos muy distintos para ambos conjuntos. Los blancos, ya clasificados, quieren hacer pleno de victorias. Su entrenador, Carlo Ancelotti, dará oportunidades a los jugadores más jóvenes de la plantilla, como ha venido haciendo en los últimos partidos del torneo. Del otro lado, el Unión Berlín intentará alcanzar un resultado que lo mantenga con opciones de jugar la Europa League. Los dirigidos por Nenad Bjelica necesitan de una victoria sobre los merengues y de que el Nápoles derrote al Braga en el otro encuentro del grupo.

Seguir leyendo