¿Estarán los resultados a la altura del desafío? Ese es el temor de industriales y ONG sobre la ley para la aceleración de las energías renovables (ENR), que deberá ser votada en primera lectura por los diputados, el martes 10 de enero. Por razones que a menudo son diametralmente opuestas, ambas partes están contentas al menos en un punto, estas nuevas reglas carecerían de ambición. “No tenemos el fuerte apoyo a las energías renovables que esperábamos ante la crisis climática y la actual crisis energética”lamenta Zélie Victor, responsable del dossier de energía en Réseau Action Climat. “Los RE no son nada de lo que avergonzarse”avanzó por su parte Jules Nyssen, el jefe del Sindicato de Energías Renovables, decepcionado de que ese sentimiento acompañado de miedo se apoderara muchas veces durante el examen en la Asamblea Nacional, en diciembre de 2022. “También es una forma de crear esperanza para los jóvenes con la clave, también, de creación de empleo”, le gusta recordar.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Eólica marina, “zonas de aceleración”, value sharing… Los retos del proyecto de ley de energías renovables

En este panorama general, sin embargo, los industriales ven motivo de satisfacción, al menos en esta etapa, en el avance de la energía eólica marina.A su juicio, la obligación impuesta al Estado de definir, a más tardar en 2024, un mapa de las zonas de asentamiento debe proporcionar visibilidad a mediano plazo. » En envió una aclaración. Una auténtica aceleración en este sector”, subrayan varias empresas energéticas, confiadas en la idea de cumplir los plazos fijados por Emmanuel Macron durante su discurso en Belfort, en febrero de 2022. A saber, la instalación de 50 parques eólicos en el mar para 2050”. El tema es menos nítido que el de la eólica terrestre, porque solo se trata de cuatro frentes marítimos, se trata de menos localizaciones”, considera por su parte Jules Nyssen, lo que no excluye que persistan movimientos de descontento entre los pescadores de Bretaña.

En tierra, donde la energía eólica debería duplicar su capacidad para 2050, el progreso parece más incierto. Muchos industriales celebraron que se abandonara el veto de los alcaldes, una medida defendida por la derecha. Incluso si, en sustitución, la definición de zonas prioritarias de aceleración plantea interrogantes sobre su alcance real. “Los funcionarios electos podrán decir dónde desean instalar aerogeneradores terrestres, reconoce un gran industrial. La preocupación, sin embargo, siguió siendo la duración del proceso de consulta, que provocó muchas pérdidas. » Por su parte, Pierre Cannet, director de incidencia del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), también lamenta la “la complejidad que va a generar la planificación, entre los roles delegados a las regiones, departamentos y, en última instancia, el alcalde quien tendrá la decisión final”.

Te queda el 47,73% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *