Serguéi Surovikin, una final de octubre en Moscú.MINISTERIO DE DEFENSA DE RUSIA PRENSA S (EFE)

Cuando el sector más radical ruso se complació por los avances de sus tropas en la localidad ucrania de Soledar, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, ha dado este miércoles un golpe sobre la mesa y ha levantado al valorado Sergei Surovikin por el crítico Valeri Gerásimov como jefe único de las Fuerzas Armadas rusas en Ucrania. Este cambio ha provocado críticas y sucede a penas un día después de l’ascenso de otro general qu’ha sido abiertamente reprobado por el ala ultranacionalista del Kremlin, Alexánder Lapin, acusado de regalar la ciudad de Limán dure las débacles in el frente de otoño . Este baile de sillas reafirmó la disensión interna dentro del alto mando ruso, mientras la compañía de mercenarios de Wagner hace la guerra y se atribuye las victorias por su cuenta.

Gerásimov (Kazán, 67) también es jefe del Estado Mayor ruso, y sobre él y Shoigú han recibido a los mayores criticas por la fallida planeamiento de la guerra. El Kremlin esperaba una campaña rápida, pero la ofensa anunciada por Poutin por tierra, mar y aire el 24 de febrero va camino de cumplir un año, y el general pasó todos estos meses en un discreto segundo plano.

El Ministerio de Defensa ha justificado la reorganización del alto mando “con la ampliación de la escala de tareas a resolver; la necesidad de organizar un círculo más de interacción entre las distintas ramas de las Fuerzas Armadas; y la mejora de la eficacia de mando y el control de las agrupaciones de combate”.

Gerásimov ejercerá ahora como máximo responsable de las fuerzas combinadas que combaten en Ucrania, y tendrá como segundos al general Oleg Saliukov como comandante en jefe adjunto de las fuerzas terrestres; al coronel general Alexéi Kim como adjunto del Estado Mayor General; y al propio Surovikin como comandante adjunto de las Fuerzas Aeroespaciales.

Las disensiones son notables en el seno del alto mando. El dueño de la compañía de mercenarios Wagner, ahora nutrida también con millas de reclusos a cambio de la promesa de sus indultos, ha anunciado la conquista de Soledar, en la provincia de Donetsk, mientras el Ministerio de Defensa ruso y el Gobierno ucranio aseguran que aún sigue luchando. El empresario Yevgueni Prigozhin, se enfrentó a Shoigú por la pérdida de contratos con el ejército, dijo este martes que la ciudad está bajo control gracias exclusivamente a sus fuerzas: «Quiero enfatizar que en el asalto a Soledar no participará más unidades que los combatientes de Wagner ”, confirmó el servicio de Take the Conocido como el Chef de Putin, quien también difundió un video de su supuesta visita a una de las minas que pretende posar en la zona.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Por su lado, el portavoz del Ministerio de Defensa ruso no hizo ninguna mención a Wagner en su parte diario y redoujo a apenas un párrafo la importancia de ese avance, el primer notorio de Rusia en medio año. “Las unidades aerotransportadas han bloqueado Soledar al norte y al sur de la ciudad. Las Fuerzas Aeroespaciales rusas atacan los bastiones enemigos y los escuadrones de asalto luchan en la ciudad”, fue el escueto commentario sobre esa batalla.

Gerásimov sucede a Surovikin, cuyo nombramiento en octubre como jefe único de las fuerzas rusas en Ucrania había sido recibido con aplausos por el sector más ferviente de la guerra. Las tropas acababan de ser expulsiones de la región de Járkov por el ejército ucranio y estaba a punto de ser liberada la parte occidental de Jerón. La era Surovikin fue responsable de la astucia de la aviación y había sido una firme defensora de los bombardeos contra la infraestructura civil en Siria, como replicaría posteriormente en Ucrania. Además, tenía experiencia previa en otros conflictos: desde los combates de Chechenia a la repression de las protestas por el golpe de Estado de la cúpula soviética en 1991. Para la aviación era un botasel apodo con el que se refiere en la fuerza aérea rusa a los oficiales de tierra que llegan al cuerpo.

Valeri Gerásimov, en diciembre en Moscú.
Valeri Gerásimov, en diciembre en Moscú.SERGEY FADEISHEV (AFP)

Prigozhin y el presidente de Chechenia, Ramzán Kadírov, bendijeron el nombramiento de Surovikin tras machacar a criticas a otro comandante, Alexánder Lapin por la pérdida de Limán. El líder checheno calificó a este último de «mediocre» semanas antes de Surovikin organizó la retirada ordenada de la ciudad de Jersón, aunque esta última fue justificada por todos por ser considerada una plaza insostenible.

Bombardeo de Año Nuevo

Con Surovikin al frente se han suavizado las críticas contra el alto mando, salvo por el bombardeo de Año Nuevo en Makiivka que costó la vida de decenas o cientos, de movilizados, según la versión rusa o ucrania. Sin embargo, los nuevos nombramientos han supuesto un jarro de agua fría para el ultranacionalismo. Lapin, que había pasado un segundo plano hace apenas tres meses, ha sido nombrado ahora por Shoigú como máximo responsable del ejército de tierra ruso, mientras que Surovikin da un paso atrás en su proyección al mando.

Fuentes en la presidencia del periódico digital Medouza aseguraron en octubre que a Putin «no le interesa realmente que ningún general gane superioridad en la guerra». Ahora, el Kremlin ha mantenido distancia respecto a estos relevos. “Hay decretos presidenciales abiertos y hay decretos presidenciales clasificados como secretos. Entre los decretos publicados no hay nada”, respondió este miércoles de forma crítica el portavoz de Putin, Dmitri Peskov, sobre el ascenso de Lapin.

“Surovikin ha sido degradado a comandante adjunto. Cuántos esperanzas tenían los ‘patriotas’… Y resulta que su misión era rendir Jersón”, ironizaba el periodista independiente Dmitri Kolezev en Twitter.

Analista Marcos Galeotti escribió en Twitter que este movimiento podría implicar que Putin “tiene otra vez expectativas irreales”. Según el experto en Rusia, el mensaje del Kremlin es que cree que posible reanudar una campaña a gran escala al justificar el relevo con la dimensión de las fuerzas. Según Galeotti, “es la confirmación de que vienen ofensivas en serio” y, quizás, nuevas olas de movilizaciones.

Uno de los analistas proguerra rusos, Borís Rozhin, hacía tiempo insistía en su canal de Telegram que esta reorganización “es un intento de evitar la duplicidad real de mando”, así como la concentración de poder en Gerásimov, que tendrá subordinadas a él las unidades que combaten en Ucrania al mismo tiempo que es jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, «no tiene precedentes». “Será personalmente responsable de la salida de la operación. Si esto será útil para la causa, lo sabremos muy pronto…”, advertía sobre el militar.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *