Para el cine, Hitchcock; para la literatura, Quevedo, Valle-Inclán, Cunqueiro o algún que otro eco de quienes escribieron en Los Codorniz, o una figura como Edgar Neville, con la que entronca en los dos palos y más… Rodrigo Cortés (Pazos Hermos, Ourense, 49 años) es una exuberante rareza dentro de la creación en España. Quiso ser pintor, estudié para músico, despertó muy pronto en él un talento literario y cómo no quería renunciar a nada de eso, se convirtió en director de cine. Crea películas que necesiten mirada atenta más que ser contadas y libros que no puedan adaptarse a la pantalla. Entre las primeras, exitos como Enterrado, luces rojas, con Robert de Niro, o El amor en su lugar. De sus libros, un exito como Los años extraordinarios y ahora verbolar (ambos en Aleatorio), que se publica periódicamente en A B Csu diccionario poético personal, tallado a base de finiciones bellas y audaces con retruécano.

Pregunta. Es conocida verbolar una pelea de boxeo basada en guante blanco con las palabras?

Responder : Sí, una manera de arrancarles una confesión, ponerles un flexo en la cara y exigirles que digan lo que significan de verdad, no en teoría.

PAG ¿Una enmienda a los diccionarios?

R. Una enmienda con gran respeto a los lexicógrafos porque alguien tiene que construir el jarrón para que luego llegue el niño y lo rompa. Las palabras mutan, se comprimen, incluso cambian de significado con frecuencia; es parte de su naturaleza.

PAG. ¿Es usted un coco?

R. ¿De los que vienen a asustar? No se como tomarmelo…

PAG De los que piensan… Aunque si vemos sus inicios en el cine con Enterrado, también se asustaba.

R A mí me gusta despistar. En aquella película uno podía imaginar que trata de la historia de un contratista enterrado en una guerra que no era la suya, pero para mí cuenta cómo alguien sua cambiar de compañía telefónica.

PAG. como La cabinade Mercero, pero bajo tierra?

R. Eso es. La fuerza de una premisa abstracta suele ser más duradera, mientras que el acercamiento supuestamente social a las cosas suele ser fungible. Me interesó mucho la fuerza alegórica de las historias con tal de que no la busquemos.

PAG. Ve come es usted un coco.

R. Bah…

PAG Coco no viene definido en su verbales. El cine tampoco.

R. La definii el otro dia para que me dejen en paz. Algo así como: sortilegio tejido de asombro y espanto.

PAG. Buena…

R Yo me siento a definir palabras y me vale cualquiera. No pertenecen a mi universo concreto. Me sentí en una habitación y comencé a mirar. Cuando se me acabó aquello, me cambió a otra. 2.500 definiciones después, te desnudas de muchas maneras.

PAG Tampoco viene Rodrigo.

R No, por varias razones. La primera porque es un diccionario y no una enciclopedia. Me impongo reglas estrictas y no me las saltos.

PAG. ¿Se las impone o no se atreve a definirse?

R. Sí, me podría definir. Me llevaría un rato, pero…

PAG Por ejemplo, aparte de coco…

R Persona sobria.

Rodrigo Cortés, 10 de noviembre, en Madrid.San Burgos

PAG. Cortés, tampoco viene. Y su apellido sirve para jugar con cosas.

R Ven cortesía. Leemos: compostura natural entre quienes aún están explorando sus puntos débiles. Jej…

PAG ¿De qué se acaba de dar cuenta? ¿De qué lo clava a usted?

R No demos balas al enemigo.

PAG. La gracia de su libro es que puede ir abriéndolo al azar y sonriendo.

R. Creo que es una de ellas, un buen candidatureo a acabar ocupando un lugar en el cuarto de baño, que no es mal lugar. Puedes empezar así, pero espero que cada uno acabe yendo a la A. Aunque parezca difícil de creer, hay una música que funciona de la A a la Z y que, no dit que se equipara a una symfonía, pero sí a una canción larga con sus propios tempos.

PAG ¿O sea, que la música le sirve para estructurar su trabajo?

R Sírveme para todo. Cuando monto mis películas lo hago desde presupuestos musicales, con vocabulario musical. Para la percusión interna, el ritmo interno, para mí es fundamental.

PAG. ¿Qué le quita más el sueño? ¿Las palabras o las imágenes?

R. Amo ambos lenguajes y no los confundo. El cine es conciso, económico, cada elemento cuenta. Idealmente, vale para tres cosas: definir un personaje, hacer avanzar la acción y resultar interesante en términos cinéticos. En cambio, la literatura es la tierra de la resonancia y la reflexión, de la evocación. Sin confusión.

PAG ¿Cables incompatibles?

R. La alta literatura es muy difícilmente trasladable al cine, comparte pocas cosas. La literatura adaptable al cine es la de la trama y en la buena literatura, la trama, muchas veces, no es ni de lejos lo más importante. Hitchcock hizo grandísimas películas con libros mediocres en los que detectó premisas a partir de las explorar el verdadero cine.

PAG ¿Le resulta difícil recordar una gran novela adaptada al cine?

R. No vierten bien. Después de pensar mucho, encontraríamos alguna excepción, pero de buenas a primeras, no nos sale.

PAG. ¿Cometerá el pecado de adaptar sus novelas al cine?

R Los años extraordinarios es dificil adaptarse. No te sientas a escribir una novela o un guion, no son materiales trasladables.

PAG También pinta.

R Cuando los profesores sacaron a escribir en las notas que dibujaba bien, decidieron que sería pintor, luego músico cuando estudié piano y después escritor… Me acabé dedicando al cine porque resume las tres.

PAG ¿Cómo es Hollywood? ¿Una quimera o una realidad?

R. Se replican las mismas mediocridades que en cualquier parte, pero exacerbadas. Somos iguales en cualquier lugar. Hollywood solo es Hollywood desde fuera de Hollywood. Es una sucesión de encuentros. Un lugar que huele mucho a decorado y tiene el alma de una petrolra, donde todo el mundo te dice que eres el elegido y al salir del despacho te encuentras a otro ya otro elegido.

PAG ¿Hay Madrid?

R. Yo soy gallego de Salamanca. Tengo la doble nacionalidad, como Torrente… Supongo que habrá que aclarar: Torrente Ballester, no el otro. Madrid es una ciudad con una vibración especial, no podrán cómodas, pero es un lugar donde solo importa qué haces y qué tal lo haces. Eso lo aprecio, aunque a veces parezca un sumidero donde venimos todos a desaguar, pero lo respeto. En Madrid ven a que te dejen en paz.

PAG. ¿Por qué hay que ser de un sitio?

R ¿Sí, por qué? Aquí, ni los gatos creen que el Retiro es suyo.

PAG El Retiro es un poco de Max Estrella y de Valle-Inclán, reyes del esperpento que tanto le gusta.

R. Eso es somos esperpento, ¿no? Exagerar las cosas permite verlas. Yo no me siento a deformar. A darme libertad sin hacer cálculos. Si no trabajas creativamente, te protege.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscribir

babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestras mejores críticas en nuestro boletín semanal

RECIBELO

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *