Caídas entre techadores, cortes y quemaduras en la cocina, alergias y tendinitis entre peluqueros, incluso naufragios entre marineros… «Estos son los riesgos del trabajo» es una frase que suele surgir para justificar los accidentes de trabajo en profesiones de alta exposición. “De todos modos hay que hacerlo, trabajar, si tenemos dolor lo lidiamos, se pasa y ya”resume una cocinera de 27 años entrevistada como parte de la encuesta sociológica SANTPE.

Publicado en agosto de 2022, el informe del estudio que retoma esta encuesta destaca que en peluquería, restauración y construcción, los trabajadores de empresas de menos de diez empleados lo están haciendo peor de lo que dicen los datos oficiales. “Muy pronto vimos que en las VSE se declaran menos accidentes de trabajo, que allí se declara buena la salud, mientras que paradójicamente allí hay más riesgos laborales, y la prevención está muy poco desarrollada”plantea Emilie Legrand, profesora de sociología y gestora científica del SANTPE. Una discrepancia que se explica por el hecho de que los empleados suelen elegirse a sí mismos para ocultar sus problemas de salud.

La comisión para la evaluación de la infradeclaración de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, reflejada por un magistrado del Tribunal de Cuentas, desgranó en su informe de 2021 que casi la mitad de los accidentes de trabajo no fueron declarados en el sector privado, porque por disfunciones del Seguro de Salud, y en ocasiones por estrategias de camuflaje de los empresarios.

Lea también el primer artículo de la serie: Artículo reservado para nuestros suscriptores Accidentes de trabajo: una realidad persistente

También constata una falta de información a los empleados sobre seguridad y salud en el trabajo, y no solo en empresas muy pequeñas. Debido a la falta de cultura preventiva en su empresa, muchos empleados no son conscientes de los riesgos a los que pueden estar expuestos, o desconocen que cualquier lesión que se produzca en el transcurso del trabajo es un accidente laboral que debe ser declarado al empleador en un plazo de veinte años. -cuatro horas.

El miedo a declarar un AT

“En 2022 hay 37 declaraciones de accidentes de trabajo de 2.800 agentes [de Pôle emploi] en Normandía «, señala Florence Lépine, asesora y delegada de la CGT del operador público en Rouen. Compara esta cifra con el número de agresiones, que aumentaron, entre 2019 y 2021, un 72% por teléfono y un 13% en áreas de recepción. “Es muy poco, no necesariamente son accidentes físicos y molestias, y ninguno por burn-out o ataque de ansiedad, porque los orientadores no creen que la agresión verbal sea un accidente. Si bien esto puede llegar hasta las amenazas de muerte. »

Te queda el 54,12% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *