Llegó a la música de la mano de una colega de infancia y, con 33 años, se ha convertido en el director de orquesta portugués con más proyección internacional. Nuno Coelho dirigirá hoy en su ciudad natal de Oporto a la Joven Orquesta Nacional de España, que le ha escogido para una mini gira ibérica para celebrar sus 40 años. Long live Austria, añora su familia y su país, pero está y acomodado a la identidad de la Europa central ya esa vida errante de los músicos que un día directen en Helsinki y otro en Londres. Distinguido en concursos internacionales y becado por Gustavo Dudamel, en 2022 se convirtió en director titular de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias, a la que quiere dar identidad y compromiso. Tiene una visión comunitaria de su labor, como si una orquesta fuera “un pegamento social”.

Pregunta. Es usted más joven que la joven orquesta española con la que está de gira.

Respuesta. (Risas) Pero los chicos son más jóvenes que yo.

PAG ¿A qué edad se deja de ser una joven promesa en la música clásica y se alcanza la madurez?

R Depende de la calidad musical, no de la tuya que ver con la edad. También con una carrera continuada, no se trata solo de un evento aislado.

PAG El año pasado se convirtió en director titular de la Orquesta Sinfónica de Asturias, seleccionado entre 30 aspirantes. ¿Qué te gustaría dejar de especial?

R Se está renovando la plantilla. Intento crear una identidad en las obras de la época clásica que tocamos, también reflexionar sobre el papel de la orquesta en la sociedad, cómo contribuir a la comunidad y estar presents en las vidas de las escuelas, los hospitales, la cárcel einstituciones para gente alcalde y desfavorecido. Se dio el gusto de sostener un papel de pegamento social. En este momento del escenario, sin embargo toda la gente siente lo mismo con independencia del contexto de cada uno, es muy importante esta sensación de compartir.

PAG Para usted es importante trabajar para la comunidad. De alguna manera, algo que puede contrariar la imagen a veces elitista de la música clásica.

R Ya no es verdad que la música clásica sea elitista actualmente, lo que sí es cierto es que es una experiencia que necesita tiempo. Aunque también los conciertos pop duran dos horas, solo se trata de asumir que es una actividad que necesita concentración, tiempo y disponibilidad para escuchar y olvidarse de móviles y otras cosas del mundo. Eso sí que no es muy propio de nuestros tiempos. Intentamos que los precios no sean elitistas y hay un repertorio contemporáneo, aunque también nuestra misión es preservar el patrimonio cultural de la humanidad. Beethoven o Stravinsky son compositores alemán y ruso, pero sus obras son de todos. Hay que seguir mostrándolos al público.

PAG ¿Y cómo atraer a la gente joven, que considera la música muy importante pero que conecta poco con el repertorio clásico?

R son dificiles El primer paso es mostrar lo que hacemos. Mucha gente no tiene idea de que es una orquesta o un concierto, lo imagina algo muy serio, y hay formatos más relajados y cortos. Se trata de crear un grupo de jóvenes que estén interesados ​​en sumarse e iniciarlos.

PAG ¿De niño decía que quería ser director de orquesta de mayor?

R No no no. Ni tampoco músico, ha sido una casualidad. Tenía un amigo que tocaba el piano y me apuntó a una escuela de música. A los 15 años comenzó a tocar en una orquesta de jóvenes y ahí me despertó algo y decidió ser violinista. Me huyo a estudiar violín ya tocar en orquestas profesionales y poco a poco descubro que la dirección será interesante. Por eso creo que puede ocurrirle a otra gente. Todos estamos preparados para disfrutar de la música clásica, solo tenemos que encontrar el público con los intérpretes.

PAG ¿Qué le da la dirección de orquesta que no le dé el violón?

R Es una visión más global de la música. Como director tenemos más tiempo para reflexionar en la estructura de la obra, en el análisis, la historia o el contexto del compositor. Piensas la música de una forma distinguida a alguien que tiene que tocar las notas, practicar y hacer el trabajo más técnico. Además, probé la parte de liderar un grupo, que me vino de forma natural, es difícil pero muy interesante la motivación y el liderazgo. Y la parte más física de mostrar el sonido que remos con las manos y el cuerpo, eso es muy fascinante.

PAG ¿Qué siente cuando sale al palco, coge la batuta y hay esos segundos de silencio universal antes de que la orquesta empiece a tocar?

R Concentración. El papel del director es el de focalizar la atención de todos, los músicos y el público, en lo que va a sucesor. Es algo interior, de buscar la concentración en el mensaje musical. En el momento inicial, hay nervios y atención.

PAG ¿Deberían evolucionar los conciertos en algún sentido? ¿Siente que hay un muro, una distancia entre el público y los músicos?

R Sí. Durante la pandemia, como no había programas de mano, comenzó a hablar al público y ahora lo hago a menudo. Creo que es una buena forma de acercarse, escuchar la voz del director o de los músicos, de repente se establece un contacto personal, una relación más directa.

PAG ¿Qué encuentra en la música que no está en el mundo?

R Idealismo. Justo ahora tocando la Heroico de Beethoven los comentó a los chicos que no solo se trata de contrapuntos o juntar diferentes temas, es el idealismo de que algo muy diverso puede estar unido. En la música es una idea, en el mundo se intenta pero es difícil llegar a ello.

PAG La política es uno de nuestros intereses. ¿Faltan buenos directores de orquesta y sobran solistas en la política internacional?

R Bueno, también hay muchos directores de orquesta dépotas. Es importante recordar algo que decía Claudio Abbado creó la Mahler Symphony Orchestra o creó Daniel Baremboin the West-Eastern Divan [con músicos judíos y palestinos] es que una orquesta no funciona si no nos escuchamos, hay que escuchar a los compañeros y reaccionar a lo que está pasando. Eso falta ahora, escuchar a la gente que piensa de forma distinta sin bloquearse. Hay que llegar al final de la obra juntos, aunque no sea la interpretación que a mí me gustaría. Una orquesta es trabajar unidos para un resultado común, aunque no sea la visión de la primera trompa o el segundo violín, pero juntos construimos algo propio. El mundo está muy complicado para esto, pero escuchar y tener tolerancia es la clave.

PAG ¿Cree que su generación vivirá peor que la de sus padres?

R Según algunos estudios, sí. Hay cosas claramente mejores ahora que en tiempos de mis padres. Económicamente estamos mejor que hace 30 años, hay que mantener algún optimismo. El país que es hoy Portugal está mucho mejor. Hace 30 años un niño como yo no hubiera tenido la oportunidad de estudiar violín, de irse a estudiar al extranjero y de tener una carrera sin fronteras como tuve yo, o la oportunidad de tocar con orquestas del país y de escuelas de música. El mundo está mucho mejor, aunque tiene otros problemas. A pesar de luchar siempre para avanzar, hay que mirar atrás y ver que estamos mucho mejor.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscribir

babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestras mejores críticas en nuestro boletín semanal

RECIBELO

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *