Está a tiempo ! Dos días antes del fin de semana del día de Año Nuevo, el miércoles 28 de diciembre por la noche, el Intercités 3684 de Brive-la-Gaillarde entra en la estación de Limoges-Bénédictins. Los viajeros abordan el ya concurrido tren, que parte hacia París. Buscando su asiento, los recién llegados descubren los primeros signos de deterioro. Las esclusas de aire entre los vagones dejan que el aire exterior se precipite en un gran vacío, sus puertas automáticas a menudo quedan atascadas en la posición de cerrado, el rodar del tren casi les hace perder el equilibrio…

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Estaciones de cercanías: la batalla ferroviaria

“Hay una Francia de los 90, rejuvenece”, ríe Hélier Cisterne, 40 años. Este director de cine regresa a París después de pasar la Navidad con sus padres, en Corrèze. En el camino, sin embargo, la hora cuarenta y cinco de retraso no le hizo reír. Era el 18 de diciembre, día de la final de la Copa Mundial de la FIFA contra Argentina. “Como no había red, me perdí el primer tiempo. Como yo, el controlador estaba loco de rabia: había elegido este momento a propósito para seguir el partido. »

POLT (la línea París-Orléans-Limoges-Toulouse) es conocida por sus retrasos. “Casi una vez en dos”cree Rosane Delaygue, que lo toma todos los meses. “La última vez fue más de una hora”, recuerda este empleado del servicio público. Cifras que cuestiona la SNCF: a finales de noviembre de 2022, más de ocho de cada diez trenes llegaban a tiempo… o solo llegaban diez minutos tarde, asegura la compañía ferroviaria.

Sin embargo: se le pega en la piel su imagen de tren fuera de servicio, alimentada también por un tiempo de viaje que se ha alargado. En 1967, se necesitaban 2h50 para conectar Limoges con la capital. Los trenes de la época, los famosos Capitole, fueron los primeros en Francia en alcanzar una velocidad de 200 km/h. En la actualidad, los trenes más rápidos tardan 3 horas y 15 minutos, mientras que las lanzaderas han ido disminuyendo paulatinamente, con ocho Intercités ida y vuelta al día, frente a los 14 de 2015.

“¡Todas las excusas son buenas! »

Con su plan de invierno, la SNCF incluso eliminó temporalmente el 3624, lo que permite a Limougeauds llegar a la capital a las 10:15 a.m. Para Benoît Coquart, fue demasiado. En una carta enviada el 28 de noviembre a la SNCF ya las comunidades, el patrón de Legrand, el primer empleador privado de Limoges, amenazó con trasladar sus equipos a París. 3624 finalmente se restauró y se adelantó media hora.

Cada invierno, el libro plantea el mismo problema a la SNCF. Se asienta sobre las catenarias e interrumpe el suministro eléctrico. A continuación, un coche raspador debe viajar por la vía para descongelar. “En años anteriores, habíamos optado por no cancelar los trenes, aunque estuvieran retrasados. Este año [en 2023]priorizamos la puntualidad sobre el suministro”, explica la empresa de transporte. Sin embargo, no todas las lanzaderas mantenidas llegan a tiempo. “El invierno es helada, y en verano nos dicen que los rieles están demasiado calientes. ¡Todas las excusas son buenas! » molesto un pasajero instalado en el coche 16.

Te queda por leer el 25,92% de este artículo. Lo siguiente es solo para suscriptores.