La Policía Judicial ha detenido esta mañana en Lisboa a un hombre sospechoso de extorsionar al presidente de la República de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa. El hombre, que tiene entre 40 y 50 años, encontró en su vivienda cuando fue detenido por agentes de la Unidad Nacional de Contraterrorismo de la Policía Judicial, que descarta que haya una organización detrás. El detenido ha sido acusado también de coacción agravada y tenencia de armas, según el comunicado policial.

En los antecedentes del hombre figuran anteriores confiscaciones de armas y explosivos, así como detenciones y estancias en prisión. Este historial violento es lo que hizo a las autoridades tomar en serio las amenazas que supuestamente diregió al jefe del Estado luso en octubre pasado. Rebelo de Sousa recibió entonces un mapa con una bala, un teléfono móvil y un ultimáto para que pagara un millón de euros en una cuenta bancaria para evitar la muerte.

El presidente portugués es un carguero público muy accesible, que se mueve con una discreta apariencia de seguridad y que disfruta de los baños de masas, lo que lo convertirá en un blanco fácil. Rebelo de Sousa minimizó las amenazas poco después de sufrirlas y registró que había recibido más presiones cuando participaba en programas de televisión. El detenido pasará este miércoles a disposición de un juez del Tribunal Central de Instrucción Criminal.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *