Italia ha acelerado el paso en Argelia para convertir al país magrebí en su principal gestor energético y acabar con la dependencia de Rusia. La primera ministra, Giorgia Meloni, ha impulsado esta luna en Argel un agua para construir un nuevo gasoducto entre ambos países, con capacidad para suministrar gas natural e hidrógeno.

En una comparación con la juventud de Gobierno Italiana, el presidente de Argelino, Abdelmayid Tebún, afirmó que el acuerdo suscrito permitió poner en marcha un proyecto que serviría de plataforma para distintos tipos de flujos energéticos. «No será como el actualmente existente [a través de la isla de Sicilia], hay que además de gas, hidrógeno, amoniaco y electricidad”, precisó el mandatario magrebí, citado por la agencia Efe. El nuevo tubo de conexión energética, denominado Galsi, enlazará desde la costa argelina con la isla de Cerdeña, con un corrido de 284 kilómetros, y desde ahí proseguirá hacia el territorio italiano continental.

Argelia también suministra gas natural a España desde un gasoducto directo con la costa andaluza, pero tras romper relaciones diplomáticas en 2021, Argel dejó de enviarlo por la tubería conecta Marruecos con la Península Ibérica a través del Estrecho de Gibraltar. “Argelia está decidida a consolidarse como un consorcio socioestratégico en materia energética”, aseguró Tebún en presencia de Meloni. De los 21.000 millones de metros cúbicos de gas importados de Argelia en 2021, Italia aspira a alcanzar los 30.000 millones en 2024 para emanciparse de la dependencia energética de Moscú.

Los intercambios comerciales entre ambos países ascienden a 8.000 millones de dólares (unos 7.373 millones de euros) en 2021, y se han duplicado hasta superar los 16.000 millones el año pasado. La populista Meloni prosigue en Argelia, en una de sus primeras visitas al exterior, los pasos de su predecesor en el cargo, el primer ministro técnico Mario Draghi, en la estrategia de Italia para sustituir el gas de origen ruso (que representaba el 45 % de sus imports) por el argelino tras el estallido de la guerra en Ucrania.

La cooperación entre ambos países mediterráneos se extiende, además, al suministro de gas licuado en buques metaneros, las energías renovables, la industria del automóvil (con la construcción de una planta de Fiat en Orán), las infraestructuras, la agricultura y proyectos aeroespaciales . Meloni proclamó durante su visita que considera a Argelia un «socio fiable de absoluta importancia estratégica en materia energética y un con Italia extraordinariamente poderoso», informó a Efe.

La compañía italiana ENI también ha suscrito un acuerdo con la empresa estatal de hidrocarburos Sonatrach para mjorar la gestión medioambiental y la eficiencia de las explotaciones de los yacimientos en Argelia. Uno de los objetivos es mejorar la capacidad de las redes y restringir la combustión de gas necesaria en las instalaciones para reducir las emisiones contaminantes y evitar el drenaje de energía.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *