Actualizado

El filme de Cronenberg se convierte en una serie oscura que pisotea el mito de la maternidad

Rachel Weisz y Britne Oldford, en una escena de ‘Inseparables’.
  • Rachel Weisz. «Soy de las que piensan que el mundo puede ser un lugar absurdo»

Muy mala tendra que ser una adaptacion contemporanea de Inseparable para no gustarme. Y encima con Rachel Weisz. Pero hasta que no pudo verla, en forma de serie de Prime Video, no me atrevió a decir nada. Las expectativas las carga el diablo y las mas cuando leo david cronenberg, sentado en persona. Los serifilos sabemos mucho de cosas que pintaron bien pero salieron mal.

Afortunadamente, la nueva Inseparables ha salido, como dira aqulla, muy bien, divinamente. Rachel Weisz hereda sin despeinarse el doble papel que en el cine hiciese Jeremy Irons y todo lo que se ha quedado antiguo de la película de Cronenberg ha sido convenientemente revisado, adaptado o leído en su contexto. Y se le ha añadido a la fórmula un sentido del humor algo más accesible que el del oscursimo cineasta canadienne. O igual soy yo, que ahora soy capaz de reparar barbaridades auténticas y en su momento me cortó un pelo.

abedul alicia, showrunner de Inseparable, no corto. el responsable de gente normal allá Conversaciones entre amigos (y, dato importante, parte del equipo de guin de Sucesión) lleva la serie con enorme valenta. Entendida como la decisión de escribir y mostrar cosas con las que otros preferiran no arriesgarse. Si las hermanas Coat (Rachel Weisz y Rachel Weisz) son ginecologas, habr que mostrar ginecologa. Inseparable lo hace, vaya si lo hace. Disfruta para ello del blindaje de ser una serie controlada casi en su totalidad por mujeres. Un shieldaje que en otros casos es injusto y perverso pero que en este es de agradecer, pues Birch no escatima en sangre, miseria y dolor a la hora de mostrar eso tan maravilloso (lase irnicamente) del embarazo y el parto.

La mística de la maternidad salta por los aires en esta serie sobre volver gineclogas gemelas en una Nueva York contemporánea ya la vez futurista. Una ciudad agresiva en la que Elliot y Beverly Mantle revolution quieren la reproduccion humana mientras mantienen uno de los vnculos fraternales ms siniestros que se recuerdan. Lo era en la película de 1988 y lo es en la serie de 2023 que, para más ansiedad del espectador, mantener los números de sus protagonistas, aunque los cambian de gnero. Tambin, en otro ejemplo de retranca cabrona, la mujer que completa el tringulo se llama en la serie Genevive, como la actriz (Bujold) que la interpretaba en el cine. Y tos apenas heno. Y no nada.

El desprecio qu’a veces parece mostrar Prime Video hacia sus propias series quiz tenga en un futuro prximo una consecuencia muy desagradable para Inseparables: no descartamos que Rachel Weisz mer la gran olvidada en la temporada de premios televisores No debera, pues sus gemelas Mantle son un prodigio. Apoyándose en un guion slido y una dirección de actores brillantes, Weisz hace dos personajes que tienen que ser dos y uno al tiempo. Ah es el conflicto de los Lovebirds. Lo dems es envoltorio. Pero qu pedazo de envoltorio. Lovebirds es exactamente la serie que yo quera que fuera.

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

cortar más