Olaf Scholz (izquierda) y Emmanuel Macron, el pasado octubre en París.alianza de imágenes (dpa/alianza de imágenes a través de Getty I)

Ha saltado un tabú. Francia y Alemania han decidido esta semana enviar carros de combate a Ucrania por primera vez desde la invasión rusa en febrero de 2022. de armamento y subrayan su compromiso con kyiv. Los temores de hace unos meses ante una posible fatiga bélica en Europa, que habría llevado a abandonar el apoyo al agredido pays, se han disipado totalmente en este Año Nuevo con la aceleración de la ayuda militar.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció el miércoles que Francia tenía un número indeterminado de vehículos ligeros de combate AMX-10 RC. Al día siguiente, el canciller alemán, Olaf Scholz, anunció tras una conversación telefónica con el presidente de EE UU, Joe Biden, que enviaría unos cuarenta carros Marder, según algunos medios. Washington enviará vehículos de combate Bradley medio centenarios.

Hay un debate entre expertos sobre si estos vehículos en rigor pueden denominarse tanques, pero el anuncio supone un cambio cualitativo en el apoyo de las principales potencias occidentales en Ucrania. Sí, una señal contundente de la confianza de estos países en la capacidad de Ucrania para frenar una nueva ofensiva rusa y recuperar más territorio perdido.

«Es un verdadero cambio de rumbo para Europa, y para Estados Unidos también», dice al teléfono François Heisbourg, asesor de la fundación laboratorio de ideas para la Investigación Estratégica. “Dijo que los principales países han decidido que habrá una buena idea tener armas que dan a Ucrania una movilidad en el campo de batalla y con aparatos relativamente modernos y de concepción occidental. Fue un muy mal día para Rusia”, explícito.

Tanto los AMX-10 RC ingleses como los Marder alemanes y los Bradley estadounidenses son concebidos en los años setenta y ochenta, en plena Guerra Fría, para enfrentarse a los tanques soviéticos en las llanuras de Europa central en caso de que estalle la III Guerra Global. Ahora sirve para las mismas funciones —frenar un ataque ruso—, pero cuatro décadas después.

“Hasta la victoria, hasta el retorno de la paz en Europa, nuestro apoyo a Ucrania no se debilitará”, escribió Macron tras conversar el miércoles con su homólogo ucranio, Volodímir Zelenski, y confirmarle el envío de carros de combate ligeros, los primeros de western fabrication —junto a los alemanes y estadounidenses— que recibirán Ucrania en esta guerra.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Desde las semanas posteriores a la invasión, Macron enfrentó críticas en Ucrania y en los países del flanco este de la Unión Europea para evitar que nos «humillemos» en Rusia al final de la guerra o «garantías de seguridad» para este país el día. que lleguen las negociaciones. El envío de los tanques y las declaraciones sur la victoria de Ucrania puede disipar esta impresión.

Alemania venía siendo muy cauta con la entrega de vehículos pesados ​​​​porque demostraría que su llegada al campo de batalla podría leerse como une escalada. Por ello, Scholz, al anunciarlo, insistió en que la decisión se había tomado “en estrecha coordinación con [sus] sociedades internacionales”.

descoordinación

París y Berlín, sin embargo, no han podido evitar dar una imagen de coordinación. Que Macron se haya adelantado un día, se ha escuchado en algunos círculos en Berlín como otra muestra más de las malas relaciones entre ambos líderes. Tras conocerse que París disponía a viaar blindados occidentales, los medios sacaron a publicar una cascada de análisis que proclamaban, como el semanario Die Zeit, que «a Alemania se le acabaron las excusas». Con Francia y Estados Unidos, los dos socios más importantes de Berlín, anunciando la entrega de tanques, quedarán pulverizadas, y el argumento de «no se debe actuar en solitario», obsoleto.

La imagen que ha dado Alemania una vez más es la de actuar solo bajo extrema presión desde el exterior y cuando no le queda más remedio. “Es un patrón: los socios marcan el camino, nosotros los seguimos”, aseguró Jana Puglierin, analista del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR) en una entrevista con la televisión pública. La pregunta que resuena en Berlin es por que, si se trata de una strategia coordinada, lo anunciado en solitario Macron un dia antes.

La decisión, en todos los casos, cubrirá todos los temores a que un invierno frío y con crisis económica empujaría a los europeos a reducir su ayuda a Ucrania si la guerra alargaba. La fatiga bélica no ha afectado a los alemanes, que sigue mostrando el mismo grado de apoyo a la ayuda a Ucrania. Las encuestas de la televisión pública ZDF predicen concretamente si esto es suficiente para sufrir las consecuencias económicas de este apoyo, en forma de altos picos de energía, y un 74% dice que si.

El debate ahora es si Francia, Alemania y EE UU responde a la petición de Zelenski de tanques más potentes y efectivos en el campo de batalla como los Leopardos alemanes. En Berlín, existe consenso en que solo es cuestión de tiempo que caiga el próximo tabú: los modernos carros de combate alemanes Leopard 2.

Los Marder sus vehículos blindados para el transporte de tropas en el campo de batalla; los Leopard son potentísimas armas ofensivas que muchos analistas consideran clave para que el éxito en combate caiga del lado del ejército ucranio. Durante meses, kyiv ha pedido desesperadamente a Berlin la entrega de ambos, pero el Gobierno alemán no decidió y llegó a diseñar un plan para suministrar los Leopard junto con otros países europeos, nunca en solitario.

Para evitar la ruta directa, Berlín se ha dedicado apresuradamente ahora a pulsar lo que ha llamado un intercambio circular: el envío de tanques de fabricación soviética desde pays aliados del este de Europa que sustituye después con vehículos modernos de la Bundeswehr o directamente de las existencias de fabricantes alemanes. Así lo ha hecho por ejemplo con la República Checa.

La doctrina occidental, en los primeros meses de la guerra, había consistido en no enviar armas ofensivas a Ucrania para evitar acabar viendose arrastrados al conflicto como una de las partes beligerantes. El envío de los carros deja congelada esta doctrina.

“Unos y otros, incluso Macron, han escuchado que el presidente Putin no tiene ningún interés en negociar y que Rusia no tiene prisas para negociar en condiciones que sean vagamente realistas”, de Heisbourg. “Así las cosas, lo mejor es reforzar la colisión de fuerzas en favor de Ucrania”, añade.

Otras razones de Francia y Alemania para acelerar la ayuda militar en Ucrania y los planes de Putin para disuadir a Occidente de involucrarse pero en conflicto sin resultado creíble, según este experto. Putin ha esgrimido de forma más o menos velada la amenaza nuclear, pero cuando Ucrania recuperó a Jersón —annexionada unas semanas antes por Rusia y, desde el point de vista de Moscú, territorio ruso— no pasó nada.

“Las líneas rojas que Rusia ha trazado no son líneas rojas”, de Heisbourg. «Putin traza lineas rojas pero no las aplica».

Sigue toda la información internacional en Facebook allí Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *