La crisis por el aumento del costo de vida a causa de la pandemia y la guerra en Ucrania está empobreciendo a los hogares, sobre todo, a los más vulnerables. Este es el principal riesgo económico al que se enfrenta el mundo a corto plazo, y los países de América Latina como Colombia no son la excepción. Así queda reflejado en el informa ‘The Global Risks Report 2023’, publicado por el Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en español), que reúne desde hoy hasta el viernes a más de 2.700 líderes políticos, económicos y sociales de 130 países en la localidad de Davos (Suiza).

(Lea también: Dólar: ¿por qué está cayendo su valor en Colombia y el mundo?)

Como es habitual, los debates del Foro de Davos están precedidos por la presentación de un informe anual sobre los riesgos que se están amenazando en este momento en el mundo y que se realiza además de una encuesta a diferentes personalidades.

A medida que avanza el 2023, el informa dice que el mundo enfrenta una serie de riesgos que se sienten al mismo tiempo nuevos pero extrañamente familiares. La economía mundial a regresado a fenómenos antiguos como la inflación, las guerras comerciales o el malestar social generalizado; sin embargo, estos problemas están ahora amplificados debido a unos niveles de deuda insostenibles, une era de bajo crecimiento y la creciente presión por el cambio climático, entre otros.

(Le puede interesar, además: La escasez de fertilizantes genera incertidumbre en el agro)

Todo ello —advierte— llevará al mundo a vivir una posible «policrisis» de riesgos socioeconómicos, geopolíticos y ambientales que podrían derivar en una década turbulenta e incierta con mayor inestabilidad y emergencia humanitaria.

Riesgo de inflación alta

Después de las modificaciones impuestas por la pandemia de COVID-19, el Foro de Davos retomó este año su lugar y fechas usuales de celebración. Al evento acudirán medio centenar de jefes de Estado y de gobierno, como el presidente de Colombia, Gustavo Petro.

Tampoco faltarán personalidades de la talla de las presidentas del Fondo Monetario Internacional (IMF), kristalina georgieva; del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde; o el de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres.

(También: ¿Cómo los países están abordando la crisis del costo de vida?)

A corto plazo, el aumento del costo de vida es el riesgo global más severo que identifica el informe. Durante los próximos dos años, los gobiernos y los bancos centrales podrían enfrentar presiones inflacionarias, sobre todo, si se prolonga la guerra en Ucrania, persistirán los cuellos de botella derivados de la pandemia y continuarán los problemas en la cadena de suministro.

Los efectos colaterales de esta situación se sentirán como más violencia en los sectores más vulnerables de la sociedad, donde el Foro Económico Mundial contribuirá al aumento de la pobreza, la sala, las protestas violentas, la inestabilidad política y el colapso de la inclusividad. del Estado. Asimismo, las presiones económicas podrían erosionar los logros obtenidos por los hogares de ingresos medios, lo que provocaría descontento, polarización y demandas por mejores protecciones sociales en países de todo el mundo.

Según informa, las presiones inflacionarias y la posible desaceleración podrían afectar en particular a las economías emergentes y al desarrollo de la región que existe una alta exposición a flujos de capitales globalizados que pueden incrementar las probabilidades de crisis de liquidación y sobreendeudamiento. Esto porque con el endurecimiento de la politica monetaria en muchos mercados, como Brasil, México, Perú y Colombia, se están presentando salidas de record capitales.

(Además: Inflación en Colombia: estos son los costos de vida para el 2023)

Con este panorama, el informe advierte que los gobiernos seguirán enfrentándose a un «peligroso» acto de equilibrio entre proteger a los ciudadanos de una crisis prolongada del costo de vida y cubrir los costos del servicio de la deuda a medida que los ingresos se ven cada vez más presionados por una recesión económica.

Dos del top 5 de los riesgos globales a corto plazo están relacionados con el clima. La segunda trajo de futuro inmediato son los desastres naturales y los fenómenos meteorológicos extremos que podrían llevar a más pérdidas de vidas humanas y financieras y daños de los ecosistemas. Entre tiempos, el cuarto mayor problema es la falta de mitigación del cambio climático.

Adicional a ello, la confrontación geoeconómica —incluyendo sanciones, guerras comerciales y control de las inversiones— fue catalogada como el tercer riesgo más grave a nivel mundial en los próximos dos años. Este aparece como el principal riesgo, sobre todo, en muchos países de Asia oriental y sudoriental.

En medio de este panorama de crisis, la erosión de la cohesión y la polarización social se percibían como un quinto riesgo a nivel mundial. Las desigualdades ya sea en cuanto a ingresos, origen etnico o raza, nivel educativo, demográficas o afiliación política están creciendo entre las personas, lo que aumenta la inestabilidad en todo el mundo.

(Las recomendaciones: Todo está más caro en 2023: alzas en precios para tener en cuenta)

“El panorama del riesgo a corto plazo está dominado por la energía, la alimentación, la deuda y los desastres. Los que ya son los más más vulnerables están cambiando y los que se califican como vulnerables están aumentando rápidamente, tanto en los pays ricos como en los pobres. El clima y el desarrollo humano deben estar en el centro de las sospechas de los líderes mundiales, incluso mientras luchan contra las crisis actuales. La cooperación es la única forma de avanzar”, dijo Saadia Zahidi, directora general del Foro Económico Mundial.

clima en punto mira

A largo plazo, las mayores incógnitas serán de tipo climático y ambiental. Esto representa cuatro de las 5 principales amenazas de cara a los próximos 10 años. Además, son para las que menos estamos preparados.

Según el Foro Económico Mundial, estos riesgos están infravalorados en la economía global. No obstante, sin un cambio político o un retroceso significativo, la interacción entre los impactos del cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la seguridad alimentaria y el consumo de recursos naturales acelerarán el colapso de los ecosistemas, provocar el abastecimiento de alimentos y los medios de subsistencia en las economías vulnerables al clima, amplificará los impactos de los desastres naturales y limitará el progreso futuro.

La quinta mayor amenaza para el 2033 es la migración involuntaria a gran escalara derivada tanto de la discriminación y persecución como de la pérdida de oportunidades, los desastres y los conflictos internos.

(También: Dos de cada tres glaciares habrán desaparecido en 2100)

Las presiones inflacionarias son también la principal amenaza para los países de la región, con excepción de Perú, donde en medio de la ola de protestas tras el fallido golpe de Estado de Pedro Castillo el mayor riesgo es el colapso estatal, o de Venezuela, donde es la grave crisis del suministro de productos básicos.

Después del incremento de precios, lo que más preocupa a corto plazo en Colombia est la desigualdad digital, seguido de la crisis del empleo, el colapso estatal y el aumento del costo de vida.

De acuerdo con Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, el principal reto en Colombia es en estos momentos el control de la inflación. Sin embargo, advertir que colocaría como segunda amenaza a la generación del empleo y al crecimiento económico.

In tercer lugar —dés— estaría la desigualdad en el acceso a la calidad de la educación, en todos los niveles, que es una de las barreras más grandes a la movilidad social en el país.

(Además: Los incendios le cuestan al mundo 50.000 millones de dólares cada año)

En la misma línea, Anwar Rodríguez, vicepresidente del centro de estudios económicos Anif, Dijo que la inflación, el costo de vida y la crisis del empleo serán los principales riesgos que afectan el bienestar de los hogares colombianos. «Hay que tener en cuenta que seguimos con una economía que presenta unos saldos importantes manteniendo un déficit fiscal y de cuenta corriente alto», resaltó.

Si bien los países de la región están preocupados, cabe señalar que en la alcaldía de ellos se menciona como una gran mejora la proliferación de la actividad económica ilícita.

En Argentina también se menciona la crisis de la deuda, donde en Uruguay les preocupa la automatización y el desplazamiento de los puestos de trabajo.

ECONOMÍA Y NEGOCIACIONES

Mas noticias

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *