Un giro de 180 grados. Tras meses de oposición, Estados Unidos se prepara ahora para enviar tanques M-1 Abrams a Ucrania, según los mandos militares que han hablado bajo la condición del anonimato a la prensa estadounidense. La iniciativa podría anunciarse este mismo miércoles coincide allí con el surgimiento de las últimas resistencias alemanas —este mismo martes— para enviar los tanques Leopard, los más potentes en Europa.

El cambio en la posición se produjo tras una conversación telefónica entre el presidente de EE UU, Joe Biden, y el canciller alemán, Olaf Scholz, el 17 de enero, según el periódico El periodico de Wall Street, el primero en adelantar la información. En su conversación, Biden acordó examinar la posibilidad de envidiar al potente Abrams, pesa en contra de la opinión del Pentágono. La iniciación, según el diario estadounidense, podría estar coordinada entre ambos gobiernos e incluiría que Alemania accediera a entregar a Ucrania una pequeña partida de Leopard. Este mismo martes, el Gobierno del canciller Olaf Scholz ha eliminado el veto al envío incluso de sus propios tanques Leopard. Hasta ahora el gobernante socialdemócrata negaba, preocupado por la posible reacción de Moscú.

El Pentágono ha esquivado este martes confirmar la noticia. Su portavoz, el general de brigada Pat Ryder, dijo: “No hay nada que anunciar hoy acerca de los Abrams. Mantenemos una intensa conversación con los ucranios sobre sus necesidades sobrio el terreno, inmediatas, pero también a medio ya largo plazo”. Las decisiones sobre suministros de armas, ha preciso, «no tienen en cuenta la imagen, sino lo que puede proporcionar las mejores oportunidades para la victoria sobre el terreno de batalla».

Según ha apuntado la agencia AP, el envío de Abrams que se planta Estados Unidos podría llevar a cabo «meses o años». Según esta agencia, los mandos militares aún no han cerrado los detalles del suministro; los tanques, asegura un funcionario citado por este medio, podrían quedar incluidos en una nueva partida de la Iniciativa de Asistencia para la Seguridad de Ucrania, que porta financiación a más largo plazo para la compra de armamento a empresas comerciales.

Ucrania exigió el envío urgente de tanques para poder responder a la ofensiva que preparó Rusia, según los análisis de kyiv y fuerzas occidentales, para esta primavera. Washington, que reclamó las peticiones del Gobierno de Zelenski y el pase semanal aprobó un nuevo suministro de armamento por valor de 2.500 millones de dólares, recomendó el uso de los tanques alemanes, entre los pueblos modernos del mundo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

El Departamento de Defensa estadounidense consideró que ‘enviar Abrams no sería la solución más páctica. Esos tanques, de tecnología muy avanzada, requieren una formación especial de los soldados para su manejo; consumido queroseno, y su cadena logística de suministros y repuestos sería más difícil de establecer. A cambio, argumentaba el Pentágono, los Leopard están lo suficientemente establecidos en Europa como para que las logísticas candados hacia Ucrania resultaron relativamente sencillas de establecer.

«Nuestro foco ha sido tratar de proporcionar a Ucrania las necesidades que necesitan ahora mismo para ser efectivos en el campo de batalla, especialmente a medida que nos vamos acercando a la primavera», indicó el lunes un alto mando de las fuerzas estadounidenses que hablaron a los periodistas acerca de la situacion de la guerra bajo la condicion del anonimato. “Ya estamos viendo que Rusia intta reclutar, reparar y reiniciar operaciones. Así que tenemos que asegurarnos capacidades de que las fuerzas que les entregamos (a las fuerzas ucranias) permiten acoplar su armamento lo antes posible. Sí ha sido nuestro objetivo”.

Según este mando, el tanque M-1 Abrams es «un sistema de combate extremadamente capaz y efectivo, pero también es un sistema muy complejo que requiere mucho mantenimiento y apoyo logístico». «Hay que darles algo que puedan utilizar inmediatamente, porque el tiempo no está de su lado en esta situación», agregaba el militar.

El acuerdo para el suministro de tanques resolverá una importante disputa entre Estados Unidos y sus aliados europeos sobre la guerra en un momento clave del conflicto, a punto de cumplir su primer año. Rusia está movilizando tropas y reorganizando sus fuerzas para una ofensiva que podría marcar el curso de las hostilidades en los próximos meses. kyiv planea una contraofensiva que contrarresta el impulsivo ruso y permite recuperar al menos parte de los territorios ocupados por su vecino.

La semana que pasó Washington y Berlín no pelearon por acuerdo en una reunión de comandos militares en la base de Ramstein (Alemania). The estadounidense y de sus aliados no persuadió al Gobierno alemán de la necesidad de dar el visto bueno al envío de tanques de presión alemanes a Ucrania, or accesser a que otras naciones cedieran sus propios Leopard a kyiv.

Polonia ha presentado ya una solicitud formal al Gobierno de Scholz para que autorice la reexportación de esos vehículos a Ucrania. El Reino Unido también anunció la entrega de 14 de sus tanques Challenger.

«Para ejecutar una ofensiva con éxito no solo tienes que tener una dotación suficiente de personal, que los ucranios ya tienen, sino que ese personal tiene que estar adiestrado. la reunión de Ramstein el jefe de la Junta de Estado Mayor estadounidense, el general Mark Milley. todo lo que quieras organizar en un plan coherente».

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, anunció en diciembre planes para ampliar las tropas rusas mediante reclutamientos. El objetivo de Moscú es que para 2026 su ejército cuente con 1,5 millones de soldados, un 30% más.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *