La portuguesa EDP Renovables, que desde hace varios meses adelanta la construcción de los dos primeros megaproyectos eólicos de Colombia, recibió una mala noticia que hizo que la generación de energía de Alfa y Beta llega un año más tarde para el pronóstico inicialmente: finales de 2024. Esto se suma a los blocos que han tenido qu’enfrentar a la compañía por parte de habitantes de la zona.

Aunque a la fecha Colombia ya cuenta con tres parques eólicos, estos son más pequeños y entre todos suman una capacidad de solo 51,5 megavatios, mientras que Alpha y Beta traen 492 megavatioseso es equivalente a la energía eléctrica que se requiere abastecer en una ciudad mediana como Pereira.

(Lea también: Investigan a Enel por presuntas irregularidades en los precios de energía que ofrecían)

Estarán ubicados en los municipios de Maicao y Uribia, en el departamento de La Guajira, tenderá allí un total de 90 aerogeneradores (51 hilos para Beta y 39 para Alpha). La mayoría de ellas se encontrarán almacenadas en Puerto Brisa a partir de diciembre de 2021, cuando comenzaron a llegar de manera paulatina al país.

La inversión que está haciendo la compañía para la construcción de estos dos dos proyectos llega a los 550 millones de dólares. adams, está generando 1.000 empleos bajo construcción.

El siguiente paso será trasladar las turbinas hacia el terreno donde serán instaladas, una vez serán listas las cementaciones que están construyendo. Estas torres son un rompecabezas de cinco secciones que, al unirse, suman 125 metros sobre el nivel del marIncluso, cuando una de las aspas queda en posición vertical es igual de alta que la Torre Colpatria de Bogotá.

Para que la energía que produzcan estos parques eólicos se pueda inyectar a la red nacional, y así llegar a los hogares colombianos, también es necesario dos lineas de transmision. La primera es un cargamento de Intercolombia y es Cuestecitas-Copey-Fundación, que tendrá una longitud de 265 kilómetros y atravesará los departamentos de La Guajira (Albania), Cesar (El Copey) y Magdalena (Fundación).

Las obras avanzan en los tres tramos de la línea y en los seis patios donde estarán ubicadas las nuevas subestaciones. De acuerdo con la subsidiaria de ISA, si las condiciones sociopolíticas y climáticas lo permiten, este proyecto de transmisión estaría entrando en operación a finales de 2023.

La segunda línea es una carga de EDP Renovables y es la que debe salir desde Beta para conectar con Alpha, y luego llegar hasta la subestación Cuestecitas de Intercolombia, con el fin de transporte l’energie que generarán.

(Lea también: Aliste el bolsillo: estos son los servicios que suben 13.12% por la inflación)

No basta con únicamente dar una respuesta, sino que además requiere que la misma sea satisfactoria

Es precisamente en esta línea en la cual la compañía portuguesa enfrenta inconvenientes, pues luego de seis meses de estudio, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) decidió presentar la solicitud de la licenciaun permiso sin el cual no se puede comenzar su construcción.

La autoridad encontró Varias falencias en el estudio de impacto ambiental (EIA) que la prevención continúe con la evaluación para definir si el trazado de la línea de transmisión no es viable ambientalmente.

Incluido, el Anla pidió a la empresa información adicional, que fue entregada el pasado 12 de agosto, pero no fue suficiente para resolver los requisitos pendientes y se contró una «gran relevancia serie de hallazgos» que impidió seguir con el trámite.

«No basta con únicamente dar una respuesta, sino que además se requiere que la misma sea satisfactoria en los términos del propósito para el cual fue solicitada, sin que presente vacíos y debilidades que impidan a esta autoridad adoptar una decisión frente a la capacidad ambiental para el proyecto”, dijo.

Entre otros aspectos, el archivo de la licencia debido a que no se hizo una identificación de los impactos ambientales generados en cada área de superposición; no se tuvo en cuenta la totalidad de los accesos viales que se proyecta utilizar ni las obras y actividades por realizar en términos de adecuaciones; y la mayoria de las vias en las que la empresa planta hacer una limpieza de control de vegetacion de bordes en vias y caminos encuentra por fuera del area de influencia biotica definida.

Por otra parte, la Anla mostró que las falencias identificadas en cuanto a la caracterización de áreas protegidas y ecosistemas estratégicos, sumado a la imprecisión en la delimitación del área de influencia biótica, permitieron concluir que no se tiene certeza si se descenderían algunos otros ecosistemas sensiblesáreas estratégicas o protegidas.

También se pudo establecer que las torres identificadas con los números 2 y 91 se localizan sobrios cuerpos de agua encontrada en la cartografía del Instituto Geográfico Agustín Codazzi. Sin embargo, la empresa no solicitó los permisos de ocupaciones de cauce correspondientes.

(Lea también: El sector automotriz es menos optimista para el 2023 por el dólar y el PIB)

Con la colaboración de las instituciones lograremos minimizar el retraso y deberíamos entrar en operación a finales de 2024

Bajo embargo, EDP Renovables puede devolver a un abogado la licencia ambiental ante la Anla, siempre y cuando corrija todas las deficiencias de información que se encontraron anteriormente.

Una vez se inicie el estudio, la autoridad tiene 90 días dábiles para entregar una respuesta al respecto, pero el plazo se puede extender 60 días calendario si se requiere información adicional.

Por lo tanto, la empresa se encuentra»trabajando intensamente en el nuevo estudio de ambient impactesperando las recomendaciones detalladas que nuestro dio en Anla».

El retraso adicional que la construcción de la línea de conexión hizo que las obras de Alfa y Beta se ralentizaran, pero la empresa confía en ello la colaboración de las instituciones permite minimizar el retroso.

Por ello, dijo que el apoyo de la Anla, la Dirección de la Autoridad Nacional de Consulta Previa y los ministerios de Minas y Energía, Ambiente e Interior es «fundamental y esencial para agilizar y acelerar los procesos para radicar el EIA a la menor brevedad posible».

«Con la colaboración de las instituciones lograremos minimizar el retraso y deberíamos entrar en funcionamiento en la final de 2024«, dijo EDP Renovables en EL TIEMPO.

Eso significa que Alpha y Beta tendrán un año más de traso, pues la compañía debería poner a generar estos proyectos antes de diciembre de 2023, ya que en esta fecha se cumple el año de gracia que se les dio a los proyectos que ganaron en la Subasta de Carga por Confiabilidad de 2019 par que entraran en operacion sin incurrir en ninguna sancionpues la fecha original era el 1.º de diciembre de 2022.

LINA QUIROGA RUBIO
deiqui@eltiempo.com

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *