En la fachada del edificio, las tres letras en rojo – SCA, por “Svenska Cellulosa Aktiebolaget”, el gigante sueco del papel – recuerdan la historia del lugar. Aquí, a orillas del golfo de Botnia, a 380 kilómetros al norte de Estocolmo, en el municipio de Sundsvall, trabajaban hasta 800 trabajadores en la fábrica de papel de Ortviken.

Inaugurado a mediados de la década de 1950, no resistió el declive en la venta de periódicos impresos. En 2020, SCA decidió reenfocar su producción en pasta de papel. Un total de 700 empleados fueron despedidos.

Para ochenta de ellos, la reconversión fue rápida. Fueron contratados por la start-up Renewcell, que acababa de mudarse al local vendido por SCA, con una ambición: revolucionar el sector de la moda, fabricando celulosa a partir de ropa usada. Una técnica desarrollada por investigadores del Royal Institute of Technology (KTH) de Estocolmo, que permite transformar ropa vieja en nuevos textiles, gracias a un proceso de reciclaje químico inspirado en la industria de la madera.

Lea también: Ropa retornable para un sinfín de hábitos

Inaugurada el 10 de noviembre de 2022 en Sundsvall, la planta, diseñada para la producción industrial, es la primera de su tipo en el mundo. “Vamos a empezar produciendo 60.000 toneladas de celulosa para disolver, suficiente para fabricar el equivalente a 300 millones de camisetas, pero ya apuntamos al doble a finales de 2023 y a 360.000 toneladas en 2030”dice Kristina Elg Christoffersson, Directora de Desarrollo Tecnológico de Renewcell.

Una pila de ropa de algodón va a ser triturada y reciclada, en la fábrica de Sundsvall (Suecia), el 10 de noviembre de 2022.

El hall del edificio está lleno de boletines de ropa vieja. Jeans especialmente, de todos los colores. Ya ordenados, los hábitos llegan en barco al puerto de Sundsvall, a bordo de contenedores. La única condición: para ser reciclados en la fábrica de Renewcell, deben contener al menos un 95% de algodón. “Estamos desarrollando nuestro proceso para poder llevar hasta un 10% de material sintético, pero ese es el límite: más allá ya no es recomendable para nuestro modelo económico”dice Kristina Elg Christoffersson.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Para nuestra ropa al final de su vida, el largo camino de “reparar, reciclar, reutilizar”

Primer paso: la ropa de segunda mano se coloca sobre tres cintas transportadoras, al final de las cuales hay trituradoras, que las encuentran en confeti de dos centímetros de diámetro. A la salida, la pila de lana pasa por debajo de un imán enorme, luego por debajo de un soplador: se reservan botones, cremalleras y otros adornos. Todo lo que queda es un plumón rico en algodón, que será tratado químicamente para producir una pasta.

Te queda el 75,97% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *