La Duma estatal, la Cámara baja del Parlamento ruso, preparó un proyecto de ley para confiscar las propiedades de «una serie de ciudadanos que han abandonado el país» ante la guerra o por la represión contra quienes la denuncian. El portavoz de Vladímir Putin, Dmitri Peskov, había desmentido apenas cinco días antes que las autoridades ocasionales tomaran esta medida. «Es imposible [aprobar esta ley] aquí, sería abrir algunas cajas de Pandora”, aseguró entonces el representante del presidente ruso, que ha negado en el pasado otras iniciativas impopulares antes de ser adoptadas, como la movilización de jóvenes para enviarles a luchar a Ucrania.

No se ha filtrado de momento ningún detalle concreto del borrador de la ley. Según contó una fuente familiarizada con esta iniciativa de la agencia de noticias estatal Ria Novosti, se verán afectados «los rusos que se fueron y dañaron al país con sus acciones». “Hasta donde yo sé, no se han recibido instrucciones oficiales de ninguna Comisión sobre este tema. El trabajo lo están desarrollando los diputados por iniciativa propia”, explica la misma fuente.

El proyecto de ley cuenta con el respaldo de l’élite du Kremlin, aunque el líder ruso se haya mantenido al margen por el daño que pueda ocasionar su a su popularidad. El presidente de la Duma estatal, Viacheslav Volodin, abrió la puerta a la confiscación de bienes la semana pasada. El alto cargo confirmó que «algunos [ciudadanos] están arrojando barro públicamente sobre Rusia al creerse impunes y pensar que las agencias (de seguridad) no podrán atraparles”. Volodin concretamente apuntó a los compatriotas que criticaron desde el exterior al ejército por sus acciones en Ucrania, y abogó por expropiarles sus negocios e inmuebles dentro del país.

Sus palabras también recibieron el apoyo de un importante comité de la Cámara alta del Parlamento. El jefe del órgano responsable de la legislación y construcción constitucional del Estado, Andréi Klishas, ​​sugirió que la iniciativa podría salir adelante ha cruzado la introducción de varias enmiendas en el Código Penal.

Sin embargo, el portavoz de Putin intentó aplacar el debate de la semana pasada: “Todos son ciudadanos nuestros, todos por igual, y todos pueden tener diferentes razones para irse. Debemos luchar por quienes no han tomado el camino de una actitud verdaderamente hostil contra nuestro país”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Rusia ha vivido dos grandes emigraciones masivas al exterior desde que Putin ordenó la invasión de Ucrania el 24 de febrero de 2022 el pasado mes de septiembre.

La cifra total de personas que se han marchado y no han regresado no ha sido publicada por el Gobierno, y el dato es muy difícil de calcular con los registros fronterizos disponibles porque muchos rusos pueden haber salido solo temporalmente, como es el caso de los turistas . Segun una estimacion conservadora del diario independiente La campanamás de medio millón de ciudadanos abandonaron definitivamente el país el pasado año.

Uno de los sectores más afectados por la huida de miles de trabajadores es el tecnológico. El Parlamento viene a tramitar a finales de diciembre otro proyecto de ley con el objectivo de prohibir el teletrabajo a los empleados que residen en el extranjero. Sin embargo, las autoridades se han visto obligadas a hacer excepciones en algunas empresas para no golpear aún más la economía. El Ministerio de Desarrollo Digital advirtió de que esta restricción podría conducir a una «pérdida de competitividad» con otros países debido a «una desaceleración en el desarrollo de plataformas y soluciones digitales».

Putin recomienda registrar los jugos de Nuremberg

Cientos de miles de rusos han huido de un país que el Kremlin controla con puño de hierro, y el propio Putin ha vaticinado en el pasado que esta guerra traerá “une autodesintoxicación natural y necesaria de la sociedad [rusa]”. El mandatario estuvo este miércoles en San Petersburgo con motivo del 80º aniversario del fin del bloco de Leningrado. There deposited flores en el cementerio-memorial Piskaryovskoye, visitó la fábrica de armamento de Obújov y vio junto con varios Veteranos de la II Guerra Mundial un advance de una película rusa sobre los juicios de Núremberg, el tribunal que sentenció a la cúpula superviviente del nazismo por crímenes de guerra.

“Habra que ver esta película. Es un hecho muy importante. Estas obras protegen la memoria histórica», dijo el mandatario ruso sobre un tribunal que ha servido de referencia a numerosas voces, desde el Gobierno ucranio de Volodímir Zelenski al del ex Primer Minister británico Gordon Brown, para exigir un juicio similar para el círculo de poder del Kremlin.

“La victoria de Rusia en la operación especial es inevitable. Se basó en la unidad y cohesión del pueblo ruso; en la valentía y el heroísmo de nostros combatientes; y en el trabajo del complejo militar-industrial”, advirtió Putin durante la inspección del polígono de Obújov. El líder ruso reveló, además, que los trabajadores de las fábricas militares podrían ser eximidos para servir en el frente próximamente, pues el ejército necesita más armas.

Ucrania teme una gran ofensiva rusa en los próximos meses, si no semanas, y Moscú se prepara para ello y para una guerra larga. El primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin, se reunió este miércoles al nuevo Consejo del Gobierno que debe abastecer a las fuerzas armadas, y lanzó un aviso su equipo de que el tiempo apremia: «Todos los medios materiales y técnicos que aún faltan por suministro de los aviones del año pasado deberán ser enviados a las tropas a más tardar en febrero”.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *