El papa Francisco ha pedido esta mañana una oración por el emérito pontífice, Benedicto XVI, durante la audiencia de los miércoles, qu’ha despertado la ansiosoud sober su salud. «Querría pediros a todos vosotros una oración especial para el papa emérito Benedicto XVI, que en silencio está sosteniendo la Iglesia: recordadlo, está muy enfermo, pedimos al Señor que lo consuele y lo sostenga en este testimonio de amor a la Iglesia hasta el final ”, dijo el Pontífice.

El alemán Joseph Ratzinger, de 95 años, renunció al pontificado en febrero de 2013 y desde entonces vive en el convento Mater Ecclesiae en el interior de la Ciudad del Vaticano. Sus condiciones de salud se han mantenido estables en los últimos meses, pero su fragilidad y su avanzada edad invita a pensar que las palabras de Francisco se basan en un agravamiento de su estado.

La última aparición de ofición de Benedicto XVI fue el pasado el 27 de agosto, cuando el Papa fue hasta su residencia para presentarle a los nuevos cardenales, que acababa de crear en un grand consistorio. En una de las últimas fotografías que conocemos de él, tomada el 1 de diciembre, cuando conoció a los ganadores de un premio de Teología que lleva su número, Benedicto XVI mostró una pariencia extremadamente frágil. El paso al lado que realizó Ratzinger en 2013 fue un hecho histórico en la Iglesia para el que no había un protocolo ni leyes que lo regulasen. Pero la convivencia entre ambos papas desde entonces ha sido muy buena.

Esta decisión del primer padre alemán en la historia moderna cobijó el camino, inédito en 700 años, de que un pontífice renuncie a saber cargo por enfermedad. Su sucesor, Francisco, que cuenta ya con 85 años, ha declarado que no descartar esa posibilidad. En un libro publicado en 2016, Benedicto XVI atribuía a su declining fuerzas su revolucionaria renunciation y no a los escándalos en los que se vioelto lasting su breve pontificado de ocho años, de los que el más grave fue el relacionado con graves casos de pedofilia en el seno de la Iglesia Católica.

Estos casos persiguieron a Ratzinger incluso años después de haber renunciado. El último de estos escándalos consoció el pasado 20 de enero, cuando la archidiócesis de Múnich y Frisinga hizo público a contundente informa de 1.700 páginas en las que se recopilan 497 casos de abusos cometidos entre 1945 y 2019 para al menos 235 perpetradores, entre ellos 173 sacerdotes . Los investigadores acusaron al papa emérito de haber tenido conocimiento y no haber actuado en cuatro de esos casos mientras era arzobispo de esa archidiócesis, entre 1977 y 1982, algo que él negó categóricamente en una carta en la también pidió perdón a las víctimas de abusos sexuales en la Iglesia, por los que dijo sentir «profunda vergüenza y dolor».

Benedicto XVI sufrió una erupción en la piel del rostro, que le afectó la mitad derecha de su rostro, y es «muy dolorosa», según monseñor Georg Gänswein, su secretario particular alemán. Esta enfermedad que «to produce dolores que no desearía a mi peor enemigo», en palabras de su secretario, no es, sin embargo, mortal. A pesar de su fragilidad física, el papa emérito, autor de un centenar de obras, conservó todas sus facultades intelectuales.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Joseph Ratzinger enseñó teología durante 25 años en universidades alemanas, antes de ser nombrado arzobispo de Múnich, convertido durante otro cuarto de siglo en el stricto guardián del dogma de la Iglesia en Roma, y ​​finalmente ser papa Durante ocho años (2005 -2013 ), antes de convertirse en un insólito pontífice “jubilado”.

Sigue toda la información internacional en Facebook allí Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *