El Olympique de Marseille ganó su partido contra el Stade Rennes el viernes 20 de enero (1-0) para alcanzar los octavos de final de la Copa de Francia.

El último triunfo de OM en este evento, que en su momento tuvo tanto éxito, data de 1989, y el tiempo se acaba. Pero los marselleses, muy sólidos, tienen derecho a soñar, porque la eliminación en Champions les deja energías suficientes para liderar la Ligue 1 y la Copa de Francia.

El Stade-Vélodrome se había llenado para ver a Rennais y Marseillais explicarse. Eso dice el valor del cartel, sobre todo porque ni el horario (21.10 horas) ni la fuerza del Mistral animaban a sacar las narices.

Lea también: Ligue 1: Marsella en el podio, Lens frena en Niza

Los cerca de 57.000 espectadores se vieron recompensados ​​con un espectáculo de buena calidad entre dos equipos de confianza, el OM se quedó con siete victorias consecutivas y el Rennes, con un prestigioso triunfo ante el PSG.

Pero la defensa de cinco hombres renovada por Bruno Genesio no dio la misma impresión de solidez que ante los parisinos, y fueron los marselleses los más peligrosos en un primer tiempo en el que los de Igor Tudor se mostraron en muy buena forma física.

Lea también: PSG, goleado en Rennes, recaída

el tarro de Malinovskyi

Sánchez sobre un peligroso pase atrás de Majer (4mi), luego de la cabeza (17mi), o Tavares al final de un hermoso movimiento (18mi) han amenazado así a Dogan Alemdar, el portero suplente de Steve Mandanda, pero no tanto como a Malinovskyi.

Conocido por la contundencia de su disparo, el ucraniano, una vez más asentado, dio un primer ejemplo con un tremendo tiro libre, pegado desde casi 30 metros, que hizo tambalearse el poste izquierdo del portero del Rennes (9mi).

Tras el descanso, el partido se volvió más equilibrado, y finalmente fue en uno de sus momentos débiles, el primero del partido sin duda, cuando OM marcó.

Igor Tudor satisfecho con el ‘juego serio’

El gol vino de una monstruosa aceleración de Veretout de casi 50 metros. Demasiado potente para Majer, a quien dejó muy atrás, el vicecampeón del mundo sirvió a Guendouzi, cuyo disparo, ligeramente desviado, engañó a Alemdar (59mi).

Todos los días nuevos crucigramas, Sudoku y palabras encontradas.

Jugador

Luego, OM se las arregló, luego sufrió francamente. Privado de Mandanda, Terrier y Kalimuendo, el Rennes intentó con valentía remontar, pero no se mostró muy peligroso, hasta un disparo de Assignon por encima de las jaulas de Pau López, autor de una media salida, y sobre todo un tiro cruzado de Santamaría. en la barra durante los segundos finales.

“Teníamos muchas ganas de pasar y estamos satisfechos. Tuvimos un partido serio en un partido tenso”, declaró Igor Tudor en una conferencia de prensa.

El mundo con AFP

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *