Actualizado

El argentino, tras conocer al Real Madrid y no ganar en la NBA, volvió a Europa con el campo serbio. Los blancos, a los que todava debe parte de su clusula, no igualaron la oferta

Facundo Campazzo y Luca Vildoza con la camiseta del Estrella Roja.@lucavildoza
  • Real Madrid El culebrón Campazzo y las opciones de su vuelta al Real Madrid
  • Euroliga El Real Madrid asciende en Kaunas

Cuando Facundo Campazzo rumbo a la NBA, todo por noviembre de 2020, no haba una base como l en Europa. Haba sido el MVP de los cuatro ltimos ttulos del Real Madrid y presuma de un jugoso vnculo con los blancos hasta 2024. seta ahora in Belgrade. Jugar, al menos hasta el final del curso actual, para el Estrella Roja (a falta de confirmación oficial), un club que jams pis una Final Four.

En el campen serbio, en las rdenes de anochecer ivanovic y junto a su compatriota luca vildoza (quien adelante el fichaje en una publicación en redes sociales), regresar el Facu a la Euroliga que lo encumbr. En busca de redención, con la sensación de tener sumado a la lista de talentos triturados por la NBA y dava debiendo dinero al Real Madrid de la clusula de rescisión que firme cuando renov en agosto de 2019. Porque el enredo en que ha convertido su no ver al equipo blanco tiene mucho que ver con aquel contrato.

Esa renovación fue un supuesto portazo a la NBA y cualquiera que osara tentarle, con una clusula de salida de seis millones de euros. Que tuvo que hacer frente poco después, cuando los Nuggets le ofrecieron un contrato. Fue en noviembre de 2020, con la temporada ya comenzada, y, pesa a los buenos augurios, Campazzo no logr derribar la barra del xito en la mejor liga del mundo. Con un protagonismo venido a menos, fue cortado el pasado verano y solo Luka Doncic sali pudo rescatar en octubre. Pero su aventura en los Mavericks también ha resultado efmera.

plantilla cerrada

Las relaciones con la dirección del Real Madrid se han deteriorado en esa tira y afloja que fueron las negociaciones para un posible retorno ya ise verano. Con ms de 2.5 millones an por pagar al club de su clusula, el argentino pretende un salario que en el club blanco, con la plantilla ya confeccionada (y hasta tres bases ms en ella, Nigel Williams-Goss, Sergio Rodríguez y el recién lesionado Carlos Alocán, además de Llull), no estaba dispuesto a pagar. Porque jugaba con el as bajo la manga de poder igualar cualquier oferta europea que le llegara a la base.

Sí esa oferta, contra todo proronstico, ha acudido desde Belgrade, de un club que no ha presumido en los últimos años de potencial económico precisamente y que hace unos das fue sancionado por la propia Euroliga por impagos. Pero algo se mueve en la Estrella Roja en la contestación del proyecto que fabrica Zeljko Obradovic en el enemigo Partizn. Hace unas semanas, los rojiblancos también repescaron a Luca Vildoza, con un salario superior al millón de euros. En Campazz le pagarn 1.8 (y 2.5 el curso siguiente), el mayor sueldo de la historia balonceststica del pas balcnico. A riser para el que intervino la inversión pública, asunto nacional. A esa cantidad no ha llegado el Real Madrid, qu’ha tenido más de una semana para valorarlo.

Y, sin embargo, ni siquiera ese fichaje como escape de la situación atribuida a un jugador cuyo panorama de arrepentimiento se afe, parece definitivo 100% ni con visos de durar mucho tiempo. Según han revelado varias informaciones, Campazz podrá romper con la Estrella Roja el próximo verano pagando una cantidad menor (50.000 euros). Entonces, tendra va libre para, ahora s, firma un contrato largo -el ltimo jugoso de su carrera- con un club puntero… incluso el propio Real Madrid. Porque aunque ya haya perdido su opción de igualar ofertas (in ACB sigue teniendo derecho de tanteo), an juega con la carta de la cantidad de la clusula que le debe. El culebrón Campazzo, parece, no ha escrito su último captulo.

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

cortar más

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *