Después de descubrir en noviembre un lote de documentos clasificados en la oficina de Washington que Joe Biden usó entre el final de su etapa como vicepresidente con Barack Obama (2017) y el inicio de la campaña que lo llevó a la Casa Blanca en 2020, a El equipo de colaboradores del líder demócrata se ha lanzado a trabajar en nuestros ligares de trabajo de este en busca de más papeles. Este miércoles, la cadena televisiva NBC ha publicado, citando fuentes anónimas, el hallazgo de un segundo grupo de documentos, que estaban guardados en una localización diferente al despacho que el hoy presidente usaba en la capital federal.

Poco se conoce de este nuevo bloque de papeles. El nivel de secreto que los amparaba, el número y la ubicación precisa no han trascendido. Tampoco sabe cómo se llegó a su hallazgo o si la búsqueda de cualquier otro material clasificado que Biden pudiera los tiempos de la administración de Obama queda cerrado con este descubrimiento.

La semana comenzó para Biden con la noticia, avanzada por la CBS, de la existencia de una decena de documentos clasificados como confidenciales en un armario del Centro Penn Biden en Washington, una oficina privada del presidente en el centro de la ciudad. Los papeles se pusieron a disposición de los Archivos Nacionales y el caso, en conocimiento del Departamento de Justicia. Entre todos los hay memorandos de los servicios de inteligencia estadounidenses y material sobre relaciones geopolíticas candentes como las de Washington con Ucrania, Irán o el Reino Unido. La ley estadounidense obliga a mantener los registros presidenciales ya que sean puestos a disposición de los Archivos Nacionales tras abandonar la carga.

El descubrimiento se colocó inmediatamente en la desfavorecedora perspectiva de la indignación que mostró Biden cuando en verano el FBI impactó la residencia de Donald Trump en Mar-a-Lago (Florida), adonde el ex-presidente llevó una cantidad, muy superior, eso sí , de papeles al dejar la Casa Blanca. En una entrevista para el programa. 60 minutos Emitida en septiembre pasado, Biden dijo lo siguiente: «¿Cómo es posible que eso ocurra? ¿Cómo alguien puede ser tan irresponsable? [Al saber de su existencia] pensó: ¿qué datos había ahí que podrían comprometer las fuentes y los métodos? Me refiero a los números de las personas que ayudaron… Sencillamente… es totalmente irresponsable”.

El martes, Biden, de visita oficial en Ciudad de México para verso con su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, habló sobre el primer hallazgo. Se dijo «sorprendido» de enterarse de que había documentos de esa etapa en un armario de una oficina a la que dio uso privado. Aseguró que seria la información confidencial y que desconoce el contenido de dichos documentos.

“Encontraron unos documentos en una caja, en un armario cerrado, y en cuanto lo hicieron se dieron cuenta de que había varios documentos clasificados en esa caja. E hicieron lo que posiblemente: llamar inmediatamente a los Archivos [Nacionales] y entregarselos. Me información sobre este descubrimiento y me sorprendió saber que hay registros gubernamentales que fueron llevados a esa oficina, pero no se lo que hay en los documentos”, añadió el presidente estadounidense. «Mis abogados han entregado las cajas a los Archivos [Nacionales], y estamos cooperando plenamente con la revisión. Espero que termine pronto habrá el momento de dar más detalles”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Desde el principio de este escándalo, Casa Blanca ha tratado de subrayar la diferencia entre el caso de Trump y el de Biden. Por muy distintos que sean ambos, hay una pregunta que precisa la respuesta. ¿Por qué la Administración no puso antes en el conocimiento de la opinión pública el hallazgo? Encontraron los papeles el 2 de noviembre, seis días antes de las elecciones legislativas, en las que el Partido Republicano surgió una histórica decepción, así que han pasado más de dos meses hasta que han trascendido los hechos.

En su conferencia de prensa diaria, la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, ha peleado este miércoles con los reporteros para lograr no decir nada sobre el tema.

Posteriormente, el departamento informó que la primera dama, Jill Biden, fue intervenida junto al hospital militar Walter Reed, ubicado en los suburbios de la capital, de dos lesiones cancerosas de poca importancia.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *