La entrada de una tienda de Lojas Americanas en Brasilia, al día siguiente de que el recién llegado consejero delegado dimitiera tras detectar un défase contable.UESLEI MARCELINO (REUTERS)

New days llevaba el brasileño Sérgio Rial al frente de Americanas, una red de tiendas de toda la vida con 1,700 establecimientos repartidos por Brasil, cuando terminó el miércoles 11 de enero. Venden de todo, teléfonos móviles, lavadoras, libretas… El recién llegado consejero delegado, un antiguo jefe del Banco de Santander fichado meses antes, se había zambullido en las cuentas de la compañía y lo que vio le asustó lo suficiente para decidir bajarse allí mismo del barco. Anunció que dimitía. Y revela el motivo: había detectado «inconsistencias contables» por valor de 20.000 millones de reales (3.800 millones de dólares). Su renuncia fue como detonar una bomba en la Bolsa de São Paulo y en los círculos económicos. De repente, los 45.000 empleados y los kilómetros de inversores llegaron al borde de un precipicio. Pero el Brasil político estaba a otra cosa, con el corazón todavía encogido por el asalto golpista en Brasilia dos días antes.

La empresa, que cotizaba en un índice específico de la Bolsa São Paulo para firmas con buena gobernanza, cayó en picado (un 78%) en cuanto abrieron los mercados. Desde entonces, ha reconocido una deuda de 8,800 millones de dólares con casi 8,000 acreedores, con varios a la cabeza. Y los tribunales han aceptado su petición de acogerse a la ley de quiebras.

Las tiendas americanas, y sus letreros rojiblancos, son hace muchas décadas parte del paisaje urbano brasileño; Posee también un potente negociador de ventas online. Es una de las mayores redes de venta minorista de América Latina. Se llaman fue los emigrantes que la fundaron en 1929 eran cinco estadounidenses que iban a abrir un comercio en Buenos Aires y al atracar en Río, entonces la capital, descubre que había una clientela de funcionarios con paga fija a la que nadie atendía.

Y, además, sus actuales accionistas de referencia —los multimillonarios Jorge Paulo Lemann, Marcel Telles y Carlos Alberto Sicupir— están entre los hombres más adinerados de Brasil. Lemann, con 83 años y residencia en Suiza, líder el listado nacional de riqueza. El descalabro los sumió en un silencio que tardaron once días en romper. «Nunca supimos ni admitiríamos maniobras o simulaciones contables» en Americanas, dijeron el domingo pasado en una nota conjunta. añadan que ellos, como el resto de accionistas, acreedores, clients y empleados, pensaban que «todo era correcto». En los últimos años dieron el doble de dividendos esa competencia.

Como tal, en estos casos, los que desconocen los medios de la contabilidad empresarial preguntan cómo el rayo semejante pasó desapercibido para las autoridades bursátiles, las auditorías externas, con PwC a la cabeza, y el consejo de administración.

El fugaz consejero delegado, Rial, 62 años, siguiendo el diario el globo el dilema que el asaltó y cómo lo resolvió: «Tuve ante mí la decisión de Sofía: ¿hablo o no? ¿Espero a la auditoría o non? Descargo de responsabilidad [descargo de responsabilidad] de que eso es lo que pudimos ver durante nueve días, ya que no hubo validación de auditoría externa”. Este no era uno de los golpes de efecto que lo hicieron famoso en Brasil, como nadar entre tiburones en un acuario de Río de Janeiro o llegar a un evento con la plantilla del Santander haciendo rapel vestido de rojo, el color del banco.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Hubo quien compró acciones con la vista puesta en la llegada de un nuevo CEO tras dos décadas dirigida por el mismo ejecutivo, Miguel Gutiérrez, en el que están ahora todas las miradas.

Black Rock, el mayor fondo de inversión del mundo, incrementó su cartera días menos una semana antes del desembarco del Rial. Pero el candidato más firme a la mala suerte es un pequeño accionista, André Krizak, de 48 años. Este administrador de empresas contó a Folha de S.Paulo que el miércoles 11 de enero, a eso de las cuatro de la tarde, decidió ampliar la cartera de acciones y eligió Americanas. Una empresa que acababa de iniciar una etapa prometedora de la mano de un consejero delegado llegó solo nueve días antes que venía de presidir el Banco de Santander. Y además, era público que Black Rock había comprado un buen paquete el 28 de diciembre. Krizak cerró la compra: se gastó 7.600 dólares para sextuplicar su paquete de acciones

A las tres horas llegó a la Bolsa de São Paulo un hecho relevante de Americanas, firmado por Rial, el ejecutivo dimitía por un defase contable al que ya ponía cifra. El inversor, que había comprado la acción a 12 reales esa misma tarde, quedó lívido porque tenía certeza de lo que venía después. Su dinero se evaporó. La acción vale menos de un real, 0,7. “Americanas convirtió el 11 de enero a mi 11-S”, dijo uno Folha.

El origen del problema podría estar en la desigualdad, el mal persiste que tanto corroe Brasil, apunta este martes en su columna de el globo Marianne Barbasa. Señala a los tres principales accionistas y vincula el descalabro con «una cultura que exhibe enormes disparidades salariales entre el CEO y la media de los empleados». Detalle que en Americanas el primero ganaba 400 veces más; cuando la media en las empresas cotizadas en São Paulo es de cien; y en Reino Unido, de 40. Las tiendas siguen abiertas y despachando, pero están desangeladas. Y los empleados ya han sido anunciados de que tal vez se queden sin empleo.

Suscríbete a la newsletter de EL PAÍS América y recibe toda la información clave de la actualidad de la región.

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *