Los soldados se protegen del frio dentro de la bujanka. La furgoneta soviética por excelencia cuenta con un sistema de calefacción que convierte su interior en un paraíso tropical. Afuera, en el frente de Bajmut, al este de Ucrania, subirá y la temperatura no sube de los ocho grados. Los hombres de la compañía de cohetes Grad de la 17ª Brigada Blindada ukrania guardan pendante horas las órdenes del comandante del batallón para entrar en acción. Su plus amigo es el teléfono móvil y la conexión por internet qu’elle vía satélite, mediante una antena de la compañía Starlink.

«El mayor parte del tiempo en la guerra se trata de esperar», del comandante de la compañía, el arrendatario Volodímir. EL PAÍS acompañó con el principio de mayo a lomos de sus tres unidades de cohetes Grad en posición camuflada en la segunda línea del frente, a 12 kilómetros de Bajmut. The battalla más feroz de la guerra libra in múltiples capas, desde la trinchera o en la retaguardia de ambos ejércitos. Los Grad de la Compañía Benjamin -el número en clave de su comandante- estarán listos en 50 minutos para ubicarlos en los kilómetros del objetivo que les indiquen. En posición de ataque mirando fijamente no más de cuatro minutos: desaparecen y saldran escopeteados para evitar ser identificados por la artillería rusa.

Volodimir (derecha), comandante de una compañía de lanzaderas de misiles graduados, preparó algo de comer mientras espera la orden de disparar en el frente de Chasiv Yar, cerca de Bajmut.luis de vega

Hasta que no llega ese momento, los seis hombres que maniobran los dos truckes lanzacohetes tienen que pasar el rato con lo que tienen a mano. Sobre una mesa que han montado con cajas de explosivos juegan a las cartas o al dómino; el conductor de la bujanka utiliza su cuchillo para dar forma de cuchara a un trozo de madera; Yevgen, de 24 años, ex cantinero en kiev, enumerará los cócteles que mejor preparan; Dentro de la furgoneta, Danil, de 22 años, jugaba por teléfono a World of tanks, uno de los videojuegos belicos de moda. Su tanque favorito en el juego es el Kranvagn, un prototipo de vehículo blindado de la década del siglo V que Suecia diseñó para evitar una posible invasión soviética en Escandinavia.

El comandante bebe un té tras otro mientras está pendiente de recibir las órdenes. En grupos telefónicos con la escuadra oficial, hay posibles coordenadas del enemigo e imágenes de satélite. Uno de los grupos lleva el número OTAN. Las órdenes se detalla en un programa digital que se actualiza al minuto, y con alta precisión, la localización del enemigo, identificando diferentes niveles de certeza de los activos militares que pueden encontrar allí. Volodímir no se para de la tableta digital en la que tiene toda la información confidencial del frente, separada por colores: azul, las unidades ucranianas; rojo, las rusas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Las rotaciones de servicio son de tres días, tres jornadas que los soldier dormant junto a los Grad, en agujeros excavados en el suelo, entre los árboles, porque por la noche es cuando la artillería y la aviación rusa salen a la caza de sus posiciones . En el frente de Liman, 50 kilómetros al norte, las rotaciones de los hombres de la 63ª Brigada solo de un día porque el enemigo está justo delante de ellos.

Mortero, proyectiles y proyectiles de helicópteros caen además trincheras constantemente, asegura Walter, número en clave del capitán de la empresa apostada en un lago. En la otra orilla está la zona gris, unos 5 kilómetros de longitud que ningún bando controla.

A la izquierda, el capitán Walter, de 59 años, comandante de la 1ª Compañía de la Brigada 63 de Infantería en los alrededores del frente de Liman.
A la izquierda, el capitán Walter, de 59 años, comandante de la 1ª Compañía de la Brigada 63 de Infantería en los alrededores del frente de Liman.luis de vega

El MT-LB espera asociarse con EL PAÍS a 5 kilómetros del frente. La base está en una aldea entre Liman y Svatove, entre las provincias de Donetsk y Lugansk. Desde allí, este vehículo blindado soviético para el transporte de infantería cruzará campos agrícolas abandonados hasta la segunda línea de trincheras. La primera se ubica 500 metros más adelante.

El casco, siempre desabrochado

La primera instrucción que comunican los soldados a los periodistas es que el casco debe llevarse descubierto: si a bala impacta en é y está bouto, el proyectil lo perforará. En cambio, si no está atado, la bala saldra proyectada junto al casco. Uno de los soldados, mientras tanto, recuerda su experiencia en Bajmut, uno de los frentes más brutales de esta guerra: “A veces nos llegaban 20 proyectiles al minuto. Fue dificil pero aguantamos. No retrocedimos ni un metro”

Alrededor de las trincheras se acumulan vainas de obuses móviles soviéticos pion, un proyectil de 203 milímetros de calibre, uno de los más potentes del mundo. La misión allí es contener una intención de avance ruso. El frente no se ha movido en esta posición desde el pasado septiembre, cuando la contraofensiva ucrania de verano liberó la provincia de Járkov y puso un pie en la de Lugansk.

Sentado en la mesa donde sus hombres comen, Walter, Veterano de la guerra de Donbás de 2014 y de la battalla de Bajmut, considera una misión casi suicida intentó cruzar el frente por el lago, pero añade que los rusos continúan utilizando como táctica enviar oleadas de hombres a morir para avanzar unos pocos metros. “Los rusos no han aprendido en esta guerra”, dijo Walter. Un oficial de la 63º Brigada lo ilustra con los dedos de una mano. La táctica es la misma, y ​​​​​​el enemigo siempre repite el mismo error: en una hilera de posiciones defensivas, el dedo medio se retira y las unidades rusas van directas y la toman, mientras que los dedos anular e índice les rodea .

Video: CARLOS MARTÍNEZ
VÍDEO | Un miembro de la 1ª Compañía de la Brigada 63 de Infantería muestra un refugio.

Este movimiento táctico es precisamente donde intentó en la batalla de Bajmut el general Oleksandr Sirski, comandante del Ejército de Tierra ucranio: retirarse del centro para aislar a los rusos dentro de la ciudad.

Los centinelas ucranios aguardan en el lago para tender una trampa al enemigo, o controlar la llegada de la amenaza aérea. Como cada día. «Son todos iguales aquí», de un soldado. «No hay lunas, ni martes, ni domingos, ni fiestas». Ven pasar a diario misiles hacia Kramatorsk, la ciudad que sirve a la capital de la región de Donetsk en manos de Ucrania, también drones bomba que intendan anular con unidades armadas con Stinger, los tierra-aire misiles estadounidenses que hicieron celebres en la invasión soviética de Afganistán , cuando los muyahidines los utilizaban contra los helicópteros del Ejército Rojo.

Roman liderará un equipo de soldados de espalda equipados con un Stinger. Agazapados entre los arbustos, él y su compañero preparan el arma cuando oyen el zumbido del motor de un dron. Hoy se reporta la posición en alerta con la intención de identificar el origen del sonido y Walter obliga a evacuar los equipos a presión con el MT-LB.

El estrés postraumático, un enemigo invisible

De vuelta a la aldea reconvertida en base temporal, aparece el enemigo invisible de los soldados, el estrés postraumático. Un soldado interrumpe para llorar y dos camaradas le consuelan. Vitali es el oficial que sirve de terapeuta en el batallón. Confirmó que el soldado había tenido una crisis nerviosa derivada de una contusión provocada por una explosión que ya sufría lesiones mentales.

Vitali es ingeniero de profesión y en febrero fue movilizado. Realizó un curso para aprender los protocolos del Ejército de Tierra de «apoyo psicológico y moral». Su tarea es detectar qué soldados necesitan asistencia psicológica, incluso ser apartados del frente.

Illustra los métodos aprendidos para atender a un soldado en estado de aturdimiento. Pide a uno de los periodistas que se siente en la silla de su escritorio, rodeado de literas, sacos de dormer y petates: “Lo primero que hay que hacer es acercarse, quitarle las armas, pasarlas a otro, esconderlas. Preguntarle, bajito: ‘¿Me estás escuchando, cómo te sientes?’. Luego le coges así, con los dedos empiezas a masajearlo aquí… Luego sus manos. Masajeas un par de minutos, luego le coges por las manos así, con los puños, simplemente te sientas frente a él, le sujetas las manos, y le hablas sin parar, muy bajito. Esto se hace para que la persona en estado de estupor emppiece a hacerte caso. Para que se activen los reflejos. Luego hay que decirle a la oreja cosas desagradables”.

Lo primero que hay que hacer es acercarse, quitarle las armas (…) Preguntarle, bajito: ‘¿Me estás escuchando, cómo te sientes?’

Vitali, jefe de la asistencia psicológica de los soldados

Video: CARLOS MARTÍNEZ
VÍDEO | Vitali se desempeña como terapeuta en el batallón.

¿Qué cosas desagradables se le dicen a un soldado noqueado por una explosión? Vitali pone algunos ejemplos: “Que su mujer le pone los cuernos, que ha muerto su hermano. Sacará al hombre del estupor, empezará a reaccionar al entorno. Luego, cuando vuelva en sí, hay que explicar que era necesario, que no se enfade. Y el te da las gracias.

La salud mental de los militares ucranios es, según advierten expertos y militares, un problema mayúsculo al que tendrá que enfrentarse al país, un problema para el que necesitará abundantes recursos que será difícil conseguir. Cerca de medio millón de hombres y mujeres ya han pasado por experiencias de combate, según cifras aportadas a EL PAÍS por altos rangos del Ejército de Tierra, y Ucrania no tiene suficientes terapeutas, psicólogos y psiquiatras preparados para atender a quienes lo necesitan.

Yuliia Sobolta, terapeuta de la organización DoLadu, especializada desde 2017 en asistencia psicológica a soldados que sufren trastornos, admitía que solo ahora los estados militares, por naturaleza conservadores en una sociedad ya de por sí conservadora, empiezan aceptar que la infantería en el frente Realice ejercicios de meditacion para estabilizar su estado mental.

Uno de los soldados de la Brigada 63 de Infantería en los alrededores del frente de Liman (región de Donetsk).
Uno de los soldados de la Brigada 63 de Infantería en los alrededores del frente de Liman (región de Donetsk).luis de vega

«Combatiendo no tienes mucho tiempo para pensar en lo que ocurre», reflexiona otro soldado, Roman, de 52 años, 23 de ellos viviendo en el municipio madrileño de Alcalá de Henares. “Se puede decir que te vas acostumbrando a la guerra con el tiempo. Para mí no es lo mismo cuando empecé, en marzo de 2022, que ahora. Pero cuando piensas en ello, es dificil. Es muy difícil que mueran compañeros”. Él perdió a uno con el que llevaba en el frente desde el principio y que murió muy joven, con solo 28 años.

Queda mucho camino por delante, como lo demostraron las risas que provocaron los ejercicios de relajación que Vitali llevó a la práctica con el periodista. Pese al escepticismo de algunos, su experiencia en el frente le ha convencido de que donde más útil puede ser luchando en la guerra que se libra en la cabeza de cada soldado. Por eso, dice Vitali, dejar a un lado su carrera como ingeniero para estudiar psicología.

Créditos

Coordinación y formato: Guiomar del Ser y Brenda Valverde

Dirección de Arte y Diseño: fernando hernandez

Modelado y programación: Alejandro Gallardo

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

75% decepción

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado