deficiencia de la hormona del crecimiento es una afeccion que padecen particularmente los ninos. Esto se puede deber a que la glándula pituitaria no fabrica suficiente crecimiento hormonal, lo que genera un problema para el desarrollo presente y futuro de las personas. Un caso emblemático es el de Lionel Messiquien dura su infancia luchó contra este padecimiento, hasta que en Barcelona pudo hacer un tratamiento para resolverlo.

En la actualidad, existen varias opciones que combaten este dolor, pero por lo general son muy invasivos y complejos, pero requiere la inoculación diaria del suministro médico. Debido a esto, investigadoras e researchers de la UBA trabajan en un proyecto de 2016, que busca desarrollar un tratamiento más eficiente y menos intrusivo a través de nanotecnología

Si bien este desarrollo solo se realizó en laboratorios y no ha sido probado en pacientes, el objetivo principal es que pueda optimizar la concentración de la droga, su liberación de forma espaciada y en el momento adecuado, y todo de la forma menos invasiva posible.




La deficiencia de la hormona de crecimiento es una afección que padecerán particularmente los niños. Investigadores de la UBA trabajan en un tratamiento menos invasivo. Foto: Shutterstock,

El origen del proyecto

«Este es un proyecto llevado adelante por instituciones separadas. Surge de haber visto que los tratamientos de la deficiencia de hormonas de crecimiento tienen algunas problemáticas que todavía no se han podido solucionar”, explica Paolo Catalano, docente de la Universidad de Buenos Aires e investigador del CONICET en el Instituto de Nanociencia y Nanotecnología (INN ).

Cuenta que la hormona de crecimiento, cuando funciona de forma correcta, libera fisiológicamente, de manera pulsátil. Lo que expresa que el efecto de la hormona no solo depende de la cantidad que el cuerpo produzca, sino también del momento en el que se expone dentro de las organizaciones: la liberación pulsante alterna periodos de secreción con otros en los que no se detectan.

Hasta el momento, según indica el especialista, ninguno de los tratamientos para combatir la deficiencia de la hormona precisar emular la secreción fisiológica y la forma pulsátilPorque hoy en día el tratamiento consiste principalmente en la inyección diaria.

La deficiencia de la hormona de crecimiento es una afección que padecerán particularmente los niños.  Investigadores de la UBA trabajan en un tratamiento menos invasivo.  Foto: Shutterstock


La deficiencia de la hormona de crecimiento es una afección que padecerán particularmente los niños. Investigadores de la UBA trabajan en un tratamiento menos invasivo. Foto: Shutterstock

«De por sí, el de la hormona de crecimiento es un tratamiento muy largo o crónico, eso da principalmente en chicos. Se tienen que inyectar todos los días, y el problema que se ve es que los tratamientos flaquean porque los pacientes no pueden mantener la consistencia en el proceso», profundidad catalana.

Yañade: «Si un día te olvidás o no tenés ganas, te vas salteando las administraciones. Yeso complicar la eficacia del tratamiento. En ese sentido, muchos desarrollos buscan espacio la inoculación, para que el tratamiento sea más amigable con los pacientes».

Lo más cercano a una administración espaciada de la inyección fue aprobada recientemente por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA): una formulación que se puede inyectar una vez por semana.

«En ese camino es que nosotros empezamos a estudiar para poder lograr una formulación más espaciada aún, y amigable», comenta el profesional como principal objectivo del trabajo publicado.

Como segundo, aunque más complejo y lejano, «tratar de hacer que el mar de la secreción pulsapesa a que sea más difícil de lograr», agrega el investigador de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires.

el objeto principal

Los investigadores desarrollaron sus avances en el laboratorio mediante escalado a nanoescala, porque en ella los materiales tienen propiedades físicas y químicas diferentes, e interesantes que no se observan en otras escalas. Por lo tanto, los científicos eligen trabajar en esa escala, a la hora de luchar contra ciertas deficiencias de las organizaciones.

Mediando el uso de partículas a nanoescala de un material llamado sílicejunto con otro material como el colagenoambos biocompatibles, los investigadores buscan desentrañar un sistema que permita Guardar a la hormona de crecimiento, protegerla y liberarla de manera paulatina.

La deficiencia de la hormona de crecimiento es una afección que padecerán particularmente los niños.  Investigadores de la UBA trabajan en un tratamiento menos invasivo.  (Xinhua/Zhao Gang)


La deficiencia de la hormona de crecimiento es una afección que padecerán particularmente los niños. Investigadores de la UBA trabajan en un tratamiento menos invasivo. (Xinhua/Zhao Gang)

«La formulación, técnicamente, consta de nanopartículas de dióxido de silicio que liberan la hormona crecimiento, y esas partículas están embebidas en colágeno. A esa combinatoria le llamamos nanocomposito. Vimos que la liberación de la hormona es prolongada y puede llegar a los 15 dias, esto puede espaciar la administracion«, detalló Catalano.

Agrega que en particular “en la combinación entre nanopartículas y colágeno es que vemos la liberación prolongada. A los 15 días se liberaría el 80% de lo que está incorporado. Nosotros llegamos hasta esa cuestión experimental».

A partir de esta nueva formulación, evita los pinchazos.

«Sin embargo, todavía no hay resultados al respecto. Se espera que se mantenga la tendencia de que el paciente lo adopte de plus manera, no por la eficacia que ya está demostradasino por la adhesión del paciente al tratamiento», énfasis catalán.

el caso messi

La deficiencia de la hormona de crecimiento es una dolencia que afecta a uno de entre cuatro mil niños. Lionel Messi, el mejor jugador de fútbol del mundo, es uno de los casos más emblemáticos que reflejan con rawza lo que padecen los niños durante el tratamiento de esta afección.

Messi recibió su diagnóstico a los 10 años, cuando su estatura apenas rondaba los 1,25 metros. El médico endocrinólogo Diego Schwarzstein fue quien los descubrió.

Lionel Messi en los primeros años de su vida también padeció la afección de la deficiencia de hormona de crecimiento.


Lionel Messi en los primeros años de su vida también padeció la afección de la deficiencia de hormona de crecimiento.

Desde los 10 hasta los 13, el tratamiento al que debió someterse consistía en inyecciones subcutáneas diarias. Eran ampollas que complementaban el déficit de suministro de la hormona del crecimiento de la hipófisis en sus organismos.

El contexto social y económico de 2001 dificultó la intención de la familia Messi para seguir pagando el tratamiento en la Argentina. Eso los llevó a tocar la puerta de varios clubes locales, hasta que surgió la oportunidad de ir a Barcelona y financiar el tratamiento.

«Una vez por noche me iba pinchando. Cambiaba de pierna. Primero una, despues la otra. Al principio me lo hacían mis padres, hasta que aprendí y lo fui haciendo solo”, continuó Messi en un programa de televisión.

El objetivo del club era que el jugador alcanzara a medir 1,70 metros: debería conseguir 27 centímetros en 3 años más, desde los trece hasta los dieciséis. Finalmente, en base a todos esos años de tratamiento, Lionel Messi llegó tiene 1,69 metros.

CS

Mira también

Por ubsab6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *