El ejército ucranio ha admitido este miércoles haber cedido a las fuerzas rusas la ciudad de Soledar, en el este del país, dos semanas después del anuncio de su captura por parte de Moscú. «Después de meses de duros combates (…), las Fuerzas Armadas de Ucrania han tirado la toalla para «retirarse» a otras posiciones, ha dicho a AFP el portavoz militar para la zona este Sergi Tcherevati, que no ha concretado, sin embargo, cuándo tuvo lugar la retirada.”[Nuestras fuerzas] cumplieron su tarea principal: no permitir que el enemigo pudiera irrumpir sistemáticamente en la dirección de Donetsk», ha añadido Tcherevati, citado por la cadena estatal ucrania. Donetsk es la capital de la provincia bajo control de Rusia y de los separatistas prorrusos desde 2014. Las tropas ucranianas se encuentran en la periferia de la ciudad.

El grupo paramilitar ruso Wagner anunció que había tomado Soledar el 11 de enero. Dos días después, lo hizo el ejército ruso. Este municipio de la provincia de Donetsk, de 11.000 habitantes antes de la guerra, conocido por sus minas de sal, es una victoria clave para Moscú en su esfuerzo de tomar a la vecina Bajmut. La batalla por Bajmut es una de las más cruentas de la guerra y está suponiendo un desgaste ingente de recursos y vidas para ambos ejércitos. Rusia demandó a Bajmut por el flanco norte, el de Soledar, y por el sur.

Los mercenarios de Wagner tomaron la parte mayor de Soledar el pasado 6 de enero en un ataque sorpresa, coincidiendo con el alto el fuego de Navidad qu’había anunciado el presidente ruso. Desde entonces, las fuerzas ucranianas estaban combatiendo desde el perímetro occidental del municipio. Todavía hoy están combatiendo en la misma zona, aunque ya fuera del núcleo urbano. Kyiv ha reforzado la línea defensiva entre Soledar y la carretera que une Bajmut con Sloviansk. El objeto de las tropas invasoras es cortar el suministro militar ucranio por esta carretera y cercar Bajmut por el flanco oriental.

kyiv se había negado hasta ahora a reconocer la derrota en esta localidad. El centro de análisis Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW, en sus siglas en inglés) estimó que el avance sobre Soledar no es «significativo». El ejército ruso, por su parte, presentó la conquista de Soledar como un paso clave para rodear la cercana ciudad de Bajmut, que busca capturar desde el verano y donde ambos lados se enfrentan a fuertes pérdidas.

La retirada de Soledar se ha desarrollado de forma «controlada, sin cerco ni captura masiva de nuestros soldados», ha asegurado Tcherevati, que ha negado cualquier «fuga» de militares ucranios. Antes de retirarse, las tropas ucranias «infligieron grandes bajas» a los rusos, ha proseguido el portavoz militar, subrayando que la estrategia ucrania en esta área fue «desgastar al enemigo».

Un oficial de ocupación ruso en este de Ucrania ha afirmado este miércoles que sus tropas han avanzado en el frente de Bajmut, citando la captura de Soledar como factor determinante. Sin embargo, según Tcherevati, estas afirmaciones «no se corresponden con la realidad». “La lucha continúa. La situación es difícil, pero está bajo control”, agregó el portavoz.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

CNN informa ayer que cada vez hay más presión desde Washington sober kyiv para que finalice su defensa numantina de Bajmut, porque, pese a qu’está provocando un enorme agotamiento de la fuerza de Wagner, también está dezmando los recursos ucranios en enclave que, si se rompe, no supone un cambio significativo en la guerra. Ucrania ama de otra manera. El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Ucranias, Valeri Zaluzhni, ha dejado constancia de que cada kilómetro que se pierde, luego cuesta más recuperarlo. De hecho, defender, según la teoría militar, requiere tres veces menos potencia militar que atacar.

Oleksyi Melnik, subdirector del Centro Razumkov de estudios de defensa, explicó a EL PAÍS que para Rusia la toma de Bajmut es sobria todo un hito político tras meses de retroceder en el campo de batalla. Para Ucrania, según Melnik, es una mezcla de estrategia política y de operativa militar porque, si se pierde Bajmut, el último bastión ucranio en Donetsk sería el núcleo urbano formado por Kramatorsk y Sloviansk. La importancia de Bajmut para Ucrania quedó clara el pasado diciembre, cuando el presidente, Volodímir Zelenski, visitó por sorpresa la ciudad pese a los intensos bombardeos que acompañaron su estancia allí.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado

Por ubsab6