Actualizado

Este jueves se ha convertido en el primer monarca británico en pronunciar un discurso ante el Bundestag

Carlos III, ante el Bundestag, este jueves.RONNY HARTMANNAFP
  • Europa Carlos III, un rey ecologista en Alemania que conquistó a su madre
  • Diplomacia El guio europesta de Carlos III en su primera visita de Estado como rey

Las dos guerras más devastadoras en la historia de la humanidad Reino UnidoAlemania fr dos enemigos Durante mucho tiempo irreconciliable. Y hoy, cuando la relación entre ambas naciones está completamente normalizada pero se haba deteriorado algo por el brexitotra guerra, en este caso la de Ucrania, ha obligado a Londres y Berlin a estrechar al máximo sus lazos. Todo este trasfondo marca el viaje de Estado de tres das que el rey Carlos III concluye este viernes en el pas del que es originaria su dinasta, Alemania.

Una visitó cargada de simbolismos y preada de escenas curiosas como está obligado en unos tiempos en los que a los representantes de las monarcas se les pide acercarse al máximo al ciudadano y abrazar cierto populismo -en esa línea veamos esta semana a Felipe VI tocando el cajn en Cádiz-. Pero sobre todo una visita en la que Carlos III ha dedicado sus mensajes politicos ms trascendentales a la guerra de agresión que está perpetrando el régimen ruso de Putin y que representa al alcalde amenaza para la paz y la seguridad del Viejo Continente desde el final de la Segunda contienda mundial.

«La decisión de Alemania de brindar un apoyo militar tan grande a Ucrania fue una decisión extremadamente valiente, importante y bienvenida», destac Carlos III en su intervención este jueves ante el Bundestag, convirtiendose en el primer rey británico en pronunciar un discurso ante el Parlamento federal alemán. Un honor de los muchos que están caracterizando el extraordinario agasajo de las autoridades de la Repblica federal al monarca, que ha incluido gestos inslitos como el de que dos aviones de combate Typhoon escoltaran al avin de los monarcas en cuanto ingres en el espacio areo alemn o que el soberano fuera el primer jefe de Estado al que se le dio la bienvenida oficial, con mximos honores militares, en un lugar tan emblemtico como la Puerta de Brandenburgo.

Voz de la diputación de La Izquierda Ates Grpinar se quedaron en minora criticando lo «absurdo» de que se dejara hablar a un rey en el Bundestag porque, en su opinión, «las monarquas son bsicamente dictaduras con oropel histrico», segn recogi el diario Augsburger Allgemeine.

Una visita plcida

Dardos que, en todo caso, ni han calado ni han empaado una visita plcida para Carlos III en vsperas de su coronación. El elogio a las autoridades alemanas por el papel que están asumiendo en apoyo a kyiv fue tambin el principal argumento de su discurso en la gala celebró el mircoles por la noche en el Palacio de Bellevue, residencia oficial del presidente de la República. El monarca subrayó la «extraordinaria hospitalidad» del pasado, que ha elegido a más de un millón de refugiados ucranianos. Y puso en valor que el Reino Unido y Alemania «están unidos» con Ucrania «en defensa de la libertad y la soberana».

Angela Merkel se inclinó ante Carlos y Camila, durante la cena de Estado.
Angela Merkel se inclinó ante Carlos y Camila, durante la cena de Estado.matthias schraderAFP

Pero no todas las frases fueron elevadas. A Carlos III el ha sentado bien ocupó el trono. Pese a las polémicas familiares que no cesan, se le ve cada vez más relajada en su nuevo rol. Y en el brindis Durante el mencionado banquete hasta decepcionado. Provoc las risas de los asistentes, entre los que se encontraron toda la classe directente alemana -encabezada por el presidente Frank-Walter Steinmeier y el cancelador Olaf Scholzy con asistencia de antiguos lderes como Angela Merkel-, con bromas como la alusin al mtico bosquejo English Cena para uno, una emisión televisiva que se ha convertido en una tradición de culto cada Nochevieja en Alemania, donde se ha emitido ya ms de 230 veces. «Es muy amable de su parte no haberme dejado solo con una cena para uno», brome el soberano a la concurrencia, que le ri de buena gana la gracieta. Carlos III se ha metido en el bolsillo, adems, a los alemanes pronunciando parte de sus discursos tanto en el Palacio de Bellevue como en el Bundestag en su lengua, un esfuerzo no pequeo dado que slo se saba que el hoy rey ​​tena nociones bsicas de alemn -aunque su padre, el difunto duque de Edimburgo, lo hablaba perfectamente-.

Este jueves por la tarde, el rey, en compañía del presidente Steinmeier, visitó uno de los centros que hay en Berlín para ciudadanos ucranianos que han tenido que huir de la barbarie de la guerra.

Carlos III, ante un futbol
Carlos III, antes de quince días, la visitó en un centro para refugiados ucranianos.PHIL NOBLEPISCINA

Y el viaje de Estado concluyó el viernes con el desplazamiento de Carlos y Camila a una de las ciudades más anglofilas de Alemania, Hamburgo. Aqu se cerrar otra vez el crculo. Por lo tanto, el acto más significativo fue la visita a la iglesia memorial de San Nicolás que, como el resto de la localidad, fue arrasada por el bombardeo por parte de las fuerzas aliadas en julio de 1943, durante la II Guerra Mundial. En este caso, Carlos III no har sino seguir los pasos de su madre, que con cada una de sus visitas a Alemania contribuye a la reconciliacin de los dos pases, ambos unidos ahora por un enemigo comn.

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

cortar más